Reacción republicana en el frente extremeño-cordobés durante los últimos días de junio de 1938

21 al 30 de junio de 1938

Contraofensiva republicana de finales del mes de junio de 1938 para frenar la ofensiva enemiga (1)

[Tras la pérdida del frente definido por la Sierra de Santa Inés, el puerto de Castuera, la loma de El Quejigal, las sierras de Torozo, Mesagara, Trapera y Patuda, etc. y los pueblos de Valsequillo y La Granjuela (Córdoba) y Peraleda del Zaucejo (Badajoz)] Burillo formó entonces tres Agrupaciones: la de la Derecha, al mando de Frutos, con la División 10ª; la del Centro (teniente coronel Sánchez Cabezudo), a base de la División 37ª y la XII Brigada de Asalto, y la de la Izquierda, de la que sería jefe Madroñero, con la 38ª División. Al parecer, sus propósitos se centraban en la recuperación del puerto de Castuera, de cuya misión se encargaría Sánchez Cabezudo.

Una de las bajas al lanzar a la 206ª Brigada Mixta, contra las posiciones enemigas fue el soldado Olegario Manzaneque Rojo, de quien su familia está tratando, aún hoy en día, de recuperar su cuerpo tras aquel choque. Foto cedida por la familia Manzaneque.

Según los partes republicanos, el Puerto [de Castuera] “llegó a estar rebasado por ambos flancos”, lo que nos parece una exageración, ya que, en conjunto la contraofensiva, iniciada el día 24 [de junio] y prolongada hasta el 1 de julio, fracasó totalmente. Burillo dijo que se combatió con “intensidad y éxito varios días”, consiguiendo algunos objetivos, “no todos”, desgastando considerablemente a las fuerzas de Queipo y frenando su ofensiva: agregó que se causó al contrario 3.000 bajas, sufriendo él solamente 1.083, “a pesar de emplear el enemigo aviación sin tenerla nosotros”, lo que resulta igualmente exagerado. Los ataques principales se lanzaron sobre el Puerto de Calabar.

Pero por otra parte al hablar de estas operaciones Burillo se muestra muy duro con sus soldados y jefes subordinados. Menciona una serie de posiciones, algunas muy importantes -como Puerto Castuera-, que dícese perdieron “sin combate ni bajas”, resultando quebrantadas particularmente la 148ª Brigada, la 12ª de Asalto y las 206ª y 207ª, es decir, las que formaban la 10ª División.

El jefe de la [10ª], Víctor de Frutos, habla con bastante detalle de la operación (Los que no perdieron la guerra, págs. 140 y ss.). He aquí sus palabras:

“Nuestra base de partida se encontraba a un kilómetro de las posiciones avanzadas del enemigo. Los tanques debían proteger nuestro avance en el terreno llano que debíamos atravesar, mientras la artillería haría los preparativos para reforzar la protección y ablandar al enemigo, en tanto alcanzábamos, marchando en orden de combate, las proximidades de las trincheras enemigas, para colocarnos a distancia de asalto.

“El avance se produjo con lentitud, porque el fuego enemigo batía fácilmente a nuestras fuerzas desde sus tan favorables posiciones por la altura. Los tanques avanzaban lentos, manteniendo el mismo ritmo de la infantería.

“Nuestro ataque carecía de un factor muy importante: la sorpresa. El enemigo tuvo oportunidad de emplazar las piezas antitanques de tal forma que, a mitad de recorrido entre nuestras posiciones y las enemigas, habíamos perdido la mitad de los tanques, dejando a nuestra infantería desamparada. Por esta misma lentitud, los tanques que aún continuaban ilesos, debieron regresa a repostar combustible mientras nuestros hombres, pegados al terreno, sufrían el fuego enemigo que los colocaba en evidente situación de desventaja. En el lapso en que nuestros tanques hábiles repostaban, el enemigo prepara mejor aún su defensa antitanque de forma tal que, cuando se incorporaban o intentaban incorporarse al frente de nuestra infantería, sufrían impactos antes de llegar a la altura de nuestros soldados, que esperaban este apoyo para lanzarse al asalto.

“Para completar el cuadro de desventaja, nuestra artillería dejó de actuar cuando la proximidad de nuestra infantería a las líneas franquistas era tan reducida, que los proyectiles hacían tantas o más bajas en nuestros hombres como entre el enemigo.

“En este sucederse llegaba la noche sin otra disyuntiva que la de esperar la oscuridad para iniciar el repliegue. Un anochecer se cursó la orden de mantenerse, cuerpo a tierra en el terreno conquistado. Protegidos por las sombras de la noche, la vulnerabilidad era muchísimo menor. Además, el enemigo debía suponer lógicamente que nos estábamos replegando hacia nuestras posiciones.

Derecho de Habientes (esposa y cuatro hijos) del soldado Olegario Manzaneque, muerto en combate en Extremadura el 25 de junio de 1938. Pagaduría del Ejército de Tierra del Ministerio de Defensa Nacional. Documento cedido por la familia Manzaneque.

“No podíamos resignarnos a perder una batalla que, luego de la destrucción de la mayoría de los tanques, sería más difícil reiniciar en el siguiente día. Encontraríamos al enemigo con más moral, dada su eficaz resistencia y con las armas mejor emplazadas y posiblemente reforzadas. Tomamos una resolución que estaba ajustada, según nuestros cálculos, a darnos, si no ventajas por lo menos a ponernos en igualdad de condiciones con el enemigo.

“Decidimos que a las doce en punto de la noche la 206ª Brigada, partiendo de las posiciones conquistadas, próximas al enemigo, se lanzara al asalto de la posición que le fue encomendada como objetivo al iniciar el ataque mañanero.”

Reacción republicana (2)

La reacción republicana no se hizo esperar. Burillo formó tres agrupaciones al mando de Frutos, Sánchez Cabezudo y Madroñero, respectivamente, con el fin de recuperar el Puerto de Castuera.

La contraofensiva comenzó el 24 de junio y se prolongaría hasta el día 1 de julio. El puerto fue rebasado por fuerzas de Sánchez Cabezudo. La batalla fue muy dura y hubo un desgaste de fuerzas por ambas partes.

Por de pronto se había frenado la ofensiva franquista, a pesar de que las tropas de Queipo fueron apoyadas por la aviación. Sin embargo, Puerto Castuera se volvería a perder tan sólo unos días después.

Contraataque en el Sector de Peñarroya (Córdoba) y en Peraleda del Zaucejo (Badajoz) (3)

Pero la reacción republicana [tras la pérdida del frente definido por la Sierra de Santa Inés, el puerto de Castuera, la loma de El Quejigal, las sierras de Torozo, Mesagara, Trapera y Patuda, etcétera y los pueblos de Valsequillo y La Granjuela (Córdoba) y Peraleda del Zaucejo (Badajoz)] no se hizo esperar. Las unidades a las órdenes de Burillo, tras recibir refuerzos procedentes de Madrid y Andalucía, contraatacaron el sector de Peñarroya [Córdoba] y Peraleda del Zaucejo, y auxiliados por tanques y blindados, consiguieron después de varios días de lucha detener el avance nacionalista. Eran las primeras escaramuzas de unos movimientos militares de mayor envergadura, que tendrían su continuación dos semanas después.

Combates durante los días 24 al 30 de junio de 1938 de las brigadas que cubrían el frente extremeño-cordobés (4)

En junio de 1938, se hallaba la 148ª BM acantonada en Andújar y acudió en auxilio del Ejército de Extremadura durante la ofensiva nacional en Valsequillo, siendo adscrita a la 37ª División del VII Cuerpo de Ejército y pasando a cubrir la primera línea en Los Blázquez, en apoyo de las 88ª y 103ª BM. Del 24 de junio al 1º de julio, sufrió grandes pérdidas en el contraataque efectuado en los puertos de Castuera y Calabar, quedando en línea en la orilla izquierda del Zújar.

La 206ª Brigada Mixta se formó en Hortaleza [Madrid] en el mes de mayo de 1938, y fue adscrita a la 14ª División del XVI Cuerpo de Ejército, reserva del Grupo de Ejércitos de la Región Central (GERC). Su jefe era el mayor de milicias Antonio Sempere Colomina. Al terminar su periodo de instrucción, fue cedida a la 10ª División del XXI Cuerpo de Ejército, con la que acudió urgentemente, en el mes de junio, al frente de Extremadura para enfrentarse a la ofensiva nacional sobre Valsequillo. Del 24 de junio hasta finales de mes, la Brigada cooperó en los contraataques sobre los puertos de Castuera y Calabar, en los que sufrió fuertes pérdidas, hasta el punto de ser retirada de primera línea y enviada a Levante para su reorganización.

En mayo de 1938 se organizó en Chamartín la 207ª Brigada Mixta, en un esfuerzo desesperado, pero considerable, de crear nuevas unidades con que alimentar la batalla de Levante. Así nacieron las Brigadas Mixtas 180ª a 208ª. Asumió el mando de la unidad el mayor de milicias Herminio Rodríguez Alvárez. En junio [la 207ª] acudió como integrante de la 10ª División del XXI Cuerpo de Ejército, en apoyo del Ejército de Extremadura, presionado por la ofensiva adversaria en el sector de Valsequillo, para cerrar una considerable bolsa. Con sus hermanas las Brigadas 206ª y 208ª, intervino en unos cruentos contraataques sobre los puertos de Castuera y Calabar durante los días 24 de junio a 1º de julio. Como las otras unidades participantes, resultó muy quebrantada y tuvo que ser retirada a retaguardia, a un sector protegido por el río Zújar.

Contraofensiva republicana desde el Cerro Mirón, en tierras cordobesas, hasta Puerto Castuera, en tierras pacenses (5)

[…] El mando del Ejército de Extremadura preparó una contraofensiva, cuyo objetivo central no fue la zona cordobesa de Valsequillo sino la colindante, concretamente la línea que, desde el Cerro Mirón (en tierras cordobesas y al NE de la Sierra del Torozo) y pasando por la Sierra del Quebrajo (ya en tierras pacenses), culmina en el Puerto Castuera [Puerto de las Hoyas en la actualidad]. La decisión se tomó al considerar inoportuno el traslado de fuerzas que defendían este frente al cordobés debido a las concentraciones enemigas en la zona de Peraleda [del Zaucejo]-Granja de Torrehermosa-Azuaga. Además, se temía un nuevo ataque enemigo más al oeste, concretamente en dirección Higuera de la Serena y Zalamea, cuyo objetivo principal fuera la toma de Castuera.

Para esta operación, al mando del propio Burillo, se constituyeron tres agrupaciones o columnas: A, B y C. La actuación de la primera y la segunda se desarrolló en el frente extremeño, y la última en el cordobés. La Agrupación A estaba formada por fuerzas de la 10ª División (que había sido traslada del frente del Centro) y tenía como objetivo tomar Puerto Castuera. La columna B debía conseguir “la ocupación de las Cotas Quemadas, del valle de la Ventura y del Puerto Ventura”, y contaba para ello con tropas de la 12ª Brigada de Asalto, del Batallón Disciplinario del VII C.E. y caballería, todas ellas mandadas por el jefe de la 37ª División, Alejandro Sánchez-Cabezudo. Finalmente, la Agrupación C se hallaba constituida por unidades de la 67ª División (VIII C.E.), y había de conquistar las posiciones correspondientes al frente cordobés, ya en el margen derecho del río Zújar. Resultaba evidente entonces que las dos primeras agrupaciones debían actuar en el frente extremeño, concretamente en los subsectores de Zalamea y Monterrubio de la Serena respectivamente.

Caídos durante el combate son recogidos por los camilleros.

La operación se inició el día 25 de junio y prosiguió durante varias jornadas. La columna A consiguió tomar dos de las tres posiciones del ejército franquista, y aunque su progresión en profundidad no fue muy grande suscitó muchas bajas en el frente contrario. Por su parte, la Columna B, aunque avanzó fácilmente el primer día, apenas progresó en los siguientes. De hecho, el propio Burillo que había conseguido algunos de los objetivos marcados, llegó a afirmar que habían causado unas 3.000 bajas al enemigo frente a 1.083 propias (“a pesar de emplear el enemigo aviación sin nosotros tenerla”). Al final, la valoración que se hizo de esta contraofensiva resultó positiva:

“El resultado del contraataque fue grande, elevándose la moral de nuestras tropas y paralizándose el ataque en la dirección Higuera-Zalamea”.

Tal valoración contrastaba notablemente con la realizada por el comisario del Ejército de Extremadura, Nicolás Jiménez Molina, quien el 5 de julio aseveraba:

“En estas operaciones no se han conseguido los objetivos propuestos, por varias razones: Falta de contacto debido entre las tres Agrupaciones organizadas; indecisión de los Mandos; agotamiento de algunas de las fuerzas que han intervenido y porque el enemigo preparado para nuestro ataque tuvo más decisión de resistencia, que nosotros de ataque”.

La mayor actividad bélica de este segundo semestre puso a prueba la aptitud militar de algunos de los altos mandos de las unidades asentadas en la Extremadura republicana. […]

[…] (C)reemos interesante ofrecer unas notas generales sobre los mandos intermedios (jefes de batallón, compañía, etc.). Así resulta paradigmático el informe de 25 de junio [de 1938] que sobre la situación general de la 91ª BM elaboró el mayor Juan Guijarro Iniesta, sólo tres días después de ser nombrado jefe de dicha unidad [Posteriormente, el 1 de octubre de 1938, este mayor pasaría a ser el jefe de la 109ª BM hasta el final de la guerra]. En este informe se trazaba un panorama poco halagüeño, y de hecho se ponía de manifiesto que:

“Al hacerme cargo de la Brigada precisé que tanto los soldados como los mandos, particularmente éstos no se encontraban a la altura de las circunstancias. No respondían adecuadamente a las exigencias concretas de estos momentos ya que llegaban inclusive a discutir las órdenes que telefónicamente se les daban, originando con ello un retraso lamentable que causaba sin duda alguna, perjuicio a la guerra. Han llegado estos mandos a mostrarse reacios a cumplir una orden dada, teniendo últimamente que concretarla de forma tajante y sin admitir réplica alguna.

[…]

Son muchos los ejemplos que podría presentar a la superioridad y que demostraría de forma clara y precisa, las razones convincentes que me acompañan para exponer la situación general de esta Brigada.

Entre ellas, y como cuestión verdaderamente esencial tengo que presentar si no la falta de capacidad de los Mandos sí por lo menos, la relativa negligencia observada en ellos, la indebida costumbre de replicar órdenes originando quebranto a la rapidez con que se tenían que cumplimentar, a la escasez de energía suficiente y precisa para estas circunstancias […].”

Este jefe de Brigada comunicaba al responsable de la 37ª División, destinatario del informe, la toma de un haz de medidas correctoras para mejorar la situación, aunque dudamos de que pudiera hacerlo ya que una semana más tarde era cesado de dicha jefatura y se le asignaba la organización de la tercera Brigada de la División.

Jefe republicano ordenando una acción a un soldado.

Parece claro que una de las causas que generaban deficiencias de los mandos intermedios se relaciona con la propia escasez de ellos. Así, en la 109ª BM la carencia de oficiales se debía a varios motivos que iban desde el traslado de oficiales de esta brigada a unidades superiores, pasando por las bajas por enfermedades y por destinos a otros frentes y también el hecho de no destinarse nuevos mandos a dicha unidad. En efecto, y siguiendo con la 109ª BM, en tales fechas dos de sus batallones se hallaban regidos por capitanes y uno incluso por un teniente, a ello se le agregaba que la mayoría de las compañías estaban mandadas por tenientes y las secciones por sargentos [Debemos recordar que el mando de los batallones era asignado a mayores, el de las compañías a capitanes, el de secciones a tenientes y el de pelotones a sargentos].

[…] Este comisario [Benigno Cardeñoso, comisario del VII C.E.] consideró la contraofensiva republicana como un fracaso notorio, fracaso que no imputaba a la tropa “sino a la parte directora”. Así, y ciñéndose a lo realizado por la Agrupación mandada por Sánchez-Cabezudo, apuntó lo siguiente:

“En cuanto a esta Agrupación B, y su Mando, estimo que pudo dar más rendimiento que el aportado durante estas jornadas. Respecto del Mando tengo que mantener en primer lugar una pereza sin límite en los relevos, sino propia de la serie de oficiales de que se rodea este jefe tan abundante en cantidad como ineptos y despreocupados, sobre lo que he intervenido cerca de este Mando, consiguiendo al fin que queden los precisos en su Cuartel General.

De este jefe tengo que hacer constar que tan pronto se observa en él un espíritu optimista y dinámico, como un temperamento aplomado y pesimista en exageración. Me hacen dudar estos cambios tan bruscos como rápidos, pero me parece acertado manifestar que, si bien se trata de un hombre organizados, no reúne las condiciones necesarias como hombre de combate.

En una palabra, los hechos me obligan a mantener que, las fuerzas combatientes, en estas jornadas, son merecedoras de los mayores elogios, no así los Mandos que en su generalidad han dejado mucho que desear, algunos de los cuales han sido destituidos y otros llevados ante el Tribunal Permanente.”

 Contraataque para presionar las líneas del frente perdidas, durante el último ataque sublevado (6)

Hasta el 24 de junio no pudieron tener a punto los republicanos un contraataque, que presionó sobre las líneas últimamente perdidas, pero sin resultados. El 25 de junio lanzaron un fuerte contraataque contra el puerto Calabar (carretera de Zalamea de la Serena a Peraleda del Zaucejo), con tanques y blindados, pero fueron rechazados y perdieron varios tanques. Así se llegó a finales de junio, con repetidos contraataques, siempre infructuosos, hasta que de nuevo se impuso la inactividad y la tregua.

 

Día 21 de junio de 1938

[Diario de operaciones de la Cía de Ametralladoras del 436º Batallón, 109ª Brigada Mixta, Castillo de la Encomienda, Villanueva de la Serena, Badajoz] (7)   

[Día 21 de junio 1938]. Ha transcurrido sin novedad alguna, siguiendo todas las máquinas [ametralladoras] en el mismo emplazamiento.

Servicio de Semana

Oficial: D. Atanas Georgieff Llazacieff

Sargento Int.: D. Francisco Bonmati Pérez

Castillo de la Encomienda [Villanueva de la Serena, Badajoz] a 21 de junio de 1938

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Nicolás García Amat]

Ejército sublevado. Diario de Operaciones de la 19ª División. Extracto. Junio de 1938. (8)

Despliegue de tropas sublevadas sobre el llano del valle.

Después de rectificada la línea e inexistente todo intento de actividad por parte del enemigo, dedícanse las fuerzas propias a organización del terreno y a efectuar reconocimientos por la zona últimamente ocupada, encontrando en algunos de ellos diverso material.

 

 

Ejército sublevado. Diario de Operaciones de la 21ª División. Junio de 1938. (9)

[Día] 21 [de junio de 1938]

Nuestra Artillería bombardea Don Benito, estación de Medellín y trincheras en el Sector de Santa Amalia.

En el Campillo [de Llerena] se bombardea Sierra de Pinos y Peña Roja, contestando la Artillería enemiga sobre Los Pollos y Puerto del Águila.

Se rechazaron varios contraataques enemigos sobre las posiciones últimamente conquistadas.

 

Día 22 de junio de 1938

[Diario de operaciones de la Cía de Ametralladoras del 436º Batallón, 109ª Brigada Mixta, Castillo de la Encomienda, Villanueva de la Serena, Badajoz] (7)

[Día 22 de junio 1938]. Ha transcurrido sin novedad alguna, siguiendo todas las máquinas [ametralladoras] en el mismo emplazamiento.

Servicio de Semana

Oficial: D. Atanas Georgieff Llazacieff

Sargento Int.: D. Francisco Bonmati Pérez

Castillo de la Encomienda [Villanueva de la Serena, Badajoz] a 22 de junio de 1938

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Nicolás García Amat]

Ejército sublevado. Diario de Operaciones de la 21ª División. Junio de 1938. (9)

[Día] 22 [de junio de 1938]

Ráfagas de ametralladoras sobre Batanejos contestadas en igual forma.

Se incorporan a la División 21ª y en el Sector de Campillo, los Batallones 4º de Lepanto y 3º de Cádiz, pertenecientes a la 122ª [División].

Plano topográfico donde se observa la posición Batanejo, republicanos en el llano, rebeldes en la loma.

En el anterior Sector continúa el avance de nuestras fuerzas y tras violenta preparación artillera y de Aviación propia, se tomó Peña Roja venciendo la dura resistencia del enemigo fuertemente atrincherado en la misma. En la operación resultaron las siguientes bajas: 1 comandante, 1 capitán, 2 brigadas, y 1 sargento contusos. 2 tenientes, 4 alféreces, 1 sargento y 50 soldados heridos. 1 teniente, y 9 soldados muertos.

Al enemigo se le cogieron 13 muertos, 18 prisioneros y distinto material de guerra. Se presentaron 6 milicianos. Por el Sector Santa Amalia ráfagas de ametralladoras sobre Batanejos. Nuestra Artillería bombardeó el cortijo Hernández, Sierra Abulagar y trincheras sobre llanura de Higuera [de la Serena].

La Artillería enemiga bombardeó nuestras posiciones últimamente tomadas, siendo calladas por el fuego de nuestras baterías.

 

Día 23 de junio de 1938

[Diario de operaciones de la Cía de Ametralladoras del 436º Batallón, 109ª Brigada Mixta, Castillo de la Encomienda, Villanueva de la Serena, Badajoz] (7)

[Día 23 de junio 1938]. Ha transcurrido sin novedad alguna, siguiendo todas las máquinas [ametralladoras] en el mismo emplazamiento.

Servicio de Semana

Oficial: D. Atanas Georgieff Llazacieff

Sargento Int.: D. Francisco Bonmati Pérez

Castillo de la Encomienda [Villanueva de la Serena, Badajoz] a 23 de junio de 1938

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Nicolás García Amat]

Ejército sublevado. Diario de Operaciones de la 21ª División. Junio de 1938. (9)

[Día] 23 [de junio de 1938]

Nuestra Artillería hostiliza la pista de Rincón Porquero a Abulagar, Sierra de este nombre y carretera de Castuera a Higuera disparando convoyes de camiones.

Fuego de fusilería del enemigo sobre Peña Roja, contestando en igual forma.

Se presentaron 4 milicianos, 4 de ellos con armas.

La Aviación enemiga, bombardeó unas lomas entre Campillo y Retamal, produciendo un violento incendio.

La Aviación Nacional, bombardeó las alturas y pueblo de Zalamea.

 

Día 24 de junio de 1938

[Diario de operaciones de la Cía de Ametralladoras del 436º Batallón, 109ª Brigada Mixta, Castillo de la Encomienda, Villanueva de la Serena, Badajoz] (7)

[Día 24 de junio 1938]. Ha transcurrido sin novedad alguna, siguiendo todas las máquinas [ametralladoras] en el mismo emplazamiento.

Servicio de Semana

Oficial: D. Atanas Georgieff Llazacieff

Sargento Int.: D. Francisco Bonmati Pérez

Castillo de la Encomienda [Villanueva de la Serena, Badajoz] a 24 de junio de 1938

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Nicolás García Amat]

Ejército sublevado. Diario de Operaciones de la 21ª División. Junio de 1938. (9)

[Día] 24 [de junio de 1938]

Ráfagas de ametralladoras sobre Sierra Batanejos, contestando en igual forma.

Nuestra Artillería hostilizó la carretera de Higuera a Castuera, la pista y Cortijo de Rincón Porquero y lomas de Abulagar.

Se presentaron 3 soldados rojos, 3 de ellos con armamento.

 

Día 25 de junio de 1938

[Diario de operaciones de la Cía de Ametralladoras del 436º Batallón, 109ª Brigada Mixta, Castillo de la Encomienda, Villanueva de la Serena, Badajoz] (7)

Nido de ametralladora diseñado por los republicanos. Archivo General Militar Ávila.

[Día 25 de junio 1938]. Ha transcurrido sin novedad alguna, siguiendo todas las máquinas [ametralladoras] en el mismo emplazamiento.

Servicio de Semana

Oficial: D. Atanas Georgieff Llazacieff

Sargento Int.: D. Francisco Bonmati Pérez

 

 

 

 

 

Castillo de la Encomienda [Villanueva de la Serena, Badajoz] a 25 de junio de 1938

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Nicolás García Amat]

Ejército sublevado. Diario de Operaciones de la 21ª División. Junio de 1938. (9)

[Día] 25 [de junio de 1938]

Nuestra Artillería con su fuego impide la circulación de camiones por la carretera de Castuera a Higuera, Cortijo de Rincón Porquero y Sierra de Abulagar.

Ráfagas de ametralladoras enemigas sobre Cerro Gordo, resultando soldado muerto del 1º Bón Bandera [de FET] de Badajoz, y otro herido del mismo.

Ráfagas de ametralladoras sobre Batanejos sin consecuencias.

Se presentaron 6 soldados rojos con armas.

 

Día 26 de junio de 1938

[Diario de operaciones de la Cía de Ametralladoras del 436º Batallón, 109ª Brigada Mixta, Castillo de la Encomienda, Villanueva de la Serena, Badajoz] (7)

[Día 26 de junio 1938]. Ha transcurrido sin novedad alguna, siguiendo todas las máquinas [ametralladoras] en el mismo emplazamiento.

Servicio de Semana

Oficial: D. Atanas Georgieff Llazacieff

Sargento Int.: D. Francisco Bonmati Pérez

Castillo de la Encomienda [Villanueva de la Serena, Badajoz] a 26 de junio de 1938

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Nicolás García Amat]

Ejército sublevado. Diario de Operaciones de la 21ª División. Junio de 1938. (9)

[Día] 26 [de junio de 1938]

Ráfagas cortas de ametralladora sobre Batanejos, y ligero tiroteo sobre Cerro Gordo, resultando un soldado herido del 1º Bón Bandera [de FET] de Badajoz.

Por el 10º Bón [Regimiento] de Castilla se ocupó en el Sector de Campillo, la posición Frontoncillo nº 2, sin bajas.

Se presentó un soldado rojo con armas.

 

Día 27 de junio de 1938

[Diario de operaciones de la Cía de Ametralladoras del 436º Batallón, 109ª Brigada Mixta, Castillo de la Encomienda, Villanueva de la Serena, Badajoz] (7)

[Día 27 de junio 1938]. Ha transcurrido sin novedad alguna, siguiendo todas las máquinas [ametralladoras] en el mismo emplazamiento.

Servicio de Semana

Oficial: D. Atanas Georgieff Llazacieff

Sargento Int.: D. Miguel Ciller Múñoz

Castillo de la Encomienda [Villanueva de la Serena, Badajoz] a 27 de junio de 1938

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Nicolás García Amat]

Ejército sublevado. Diario de Operaciones de la 21ª División. Junio de 1938. (9)

Aviación bombardeando posiciones junto al río.

[Día] 27 [de junio de 1938]

Tiroteo sobre nuestras posiciones de Cerro Gordo y ráfagas de ametralladora sobre Batanejos, contestadas en igual forma.Carr

La Artillería propia bombardea lomas 657 al O. de la carretera de Zalamea-Peraleda.

Se presentaron dos milicianos rojos de la 206ª Brigada Mixta y 7º Grupo de Caballería, este con caballo y armamento. Se hizo un prisionero por el Navazo.

La Aviación Nacional bombardeó la cota 657.

 

Día 28 de junio de 1938

[Diario de operaciones de la Cía de Ametralladoras del 436º Batallón, 109ª Brigada Mixta, Castillo de la Encomienda, Villanueva de la Serena, Badajoz] (7)

[Día 28 de junio 1938]. Ha transcurrido sin novedad alguna, siguiendo todas las máquinas [ametralladoras] en el mismo emplazamiento.

Servicio de Semana

Oficial: D. Atanas Georgieff Llazacieff

Sargento Int.: D. Miguel Ciller Múñoz

Castillo de la Encomienda [Villanueva de la Serena, Badajoz] a 28 de junio de 1938

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Nicolás García Amat]

Ejército sublevado. Diario de Operaciones de la 21ª División. Junio de 1938. (9)

[Día] 28 [de junio de 1938]

Tiroteos sobre Cerro Gordo y ráfagas de ametralladoras sobre Batanejos, contestadas en igual forma.

Nuestra Artillería bombardeó las posiciones enemigas de Cancho Blanco y Casa de Mina Guadamez.

Nuestra Aviación bombardeó la cota 657 por la mañana y tarde.

 

Día 29 de junio de 1938

[Diario de operaciones de la Cía de Ametralladoras del 436º Batallón, 109ª Brigada Mixta, Castillo de la Encomienda, Villanueva de la Serena, Badajoz] (7)

[Día 29 de junio 1938]. Ha transcurrido sin novedad alguna, siguiendo todas las máquinas [ametralladoras] en el mismo emplazamiento.

Servicio de Semana

Oficial: D. Atanas Georgieff Llazacieff

Sargento Int.: D. Miguel Ciller Múñoz

Castillo de la Encomienda [Villanueva de la Serena, Badajoz] a 29 de junio de 1938

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Nicolás García Amat]

Ejército sublevado. Diario de Operaciones de la 21ª División. Junio de 1938. (9)

Tropas falangistas por los campos.

[Día] 29 [de junio de 1938]

Ráfagas cortas de ametralladora sobre Batanejos, contestadas en igual forma.

Es herido un soldado del 1º Bón Bandera [de FET] de Badajoz en la posición de Cerro Gordo.

Nuestra Artillería efectúa varios disparos sobre el pueblo de Higuera, y trincheras del llano al O. del mismo.

Se presentó por el Frontoncillo nº 2 un miliciano rojo sin armas.

Por la mañana y tarde nuestra Aviación bombardeó Sierra Guapero y cota 657.

 

Día 30 de junio de 1938

[Diario de operaciones de la Cía de Ametralladoras del 436º Batallón, 109ª Brigada Mixta, Castillo de la Encomienda, Villanueva de la Serena, Badajoz] (7)

[Día 30 de junio 1938]. Ha transcurrido sin novedad alguna, siguiendo todas las máquinas [ametralladoras] en el mismo emplazamiento.

Servicio de Semana

Oficial: D. Atanas Georgieff Llazacieff

Sargento Int.: D. Miguel Ciller Múñoz

Castillo de la Encomienda [Villanueva de la Serena, Badajoz] a 30 de junio de 1938

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Nicolás García Amat]

Ejército sublevado. Diario de Operaciones de la 19ª División. Extracto. Junio de 1938. (8)

En la madrugada del día 1º de julio fueron relevadas las fuerzas de la División 107ª que guarnecían Vértice Quesera por otras de esta División.

Ejército sublevado. Diario de Operaciones de la 21ª División. Junio de 1938. (9)

[Día] 30 [de junio de 1938]

Ráfagas cortas de ametralladoras enemigas sobre casa Veguilla y Batanejos, contestadas en igual forma.

En Cerro Gordo es herido por tiroteo enemigo un soldado del 1º Bón Bandera [de FET] de Badajoz.

La Artillería propia bombardea Sierra Abulagar y caseta peones camineros del Km. 102 al 103, de la carretera Retamal-Higuera.

 

(1) Servicio Histórico Militar, La batalla de Pozoblanco y el cierre de la bolsa de Mérida: Monografía de la guerra de España, número 15, Madrid, Librería Editorial San Martín, 1981, Pp. 220-222.

(2) Vila Izquierdo, Justo, Extremadura en la Guerra Civil, Badajoz, Universitas, [1ª ed. 1983], 2002. P. 138.

(3) Chaves Palacios, Julián, La Guerra Civil en Extremadura: Operaciones militares (1936-1939), Mérida, Editora Regional de Extremadura, 1997. P. 245.

(4) Engel, Carlos, Historia de las Brigadas Mixtas del Ejército Popular de la República, Madrid, Almena, 1999. Pp. 127-128; 143-144.

(5) Hinojosa Durán, José, Tropas en un frente olvidado: El Ejército republicano en Extremadura durante la Guerra Civil, Mérida, Editora Regional de Extremadura, 2009.Pp. 243-247.

(6) Moreno Gómez, Francisco, Trincheras de la República, 1937-1939: Desde Córdoba al Bajo Aragón, al destierro y al olvido. La gesta de una democracia acosada por el fascismo, Córdoba, El Páramo, 2013. Pp. 373-374.

(7) Archivo General Militar de Avila (AGMAv.), Zona Roja (ZR). “Diario de Operaciones: del 436º [y 435º] Batallón de esta Brigada [109].- 1937 y 1938”. Armario (A)76 / Legajo (L)1236 / Carpeta (C) 2 / Documento (D) 82, 387-388.

(8) Archivo General Militar de Avila (AGMAv.), Documentación Nacional. Ejército del Centro. “Campaña. Diario de Operaciones [de la] Div. 19ª. Varios de [1938-1939]”. Caja (C) 1186, Carpeta (C) 13, Num. 1 al 11.

(9) Archivo General Militar de Avila (AGMAv.), Zona Nacional (ZN). “21ª División. Operaciones. Situación de unidades de la 21ª División y otras no denominadas. Sin fechas”. Armario (A)42 / Legajo (L)3 / Carpeta (C) 93 / Num. Del 1 al 5.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1938, Batallones, Brigadas Mixtas, Combates, Operaciones y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Reacción republicana en el frente extremeño-cordobés durante los últimos días de junio de 1938

  1. MARIE CARMEN MANZANEQUE dijo:

    Gracias para hacernos revivir la batalla donde fallecio mi abuelo Olegario, y dedicarle este articulo. Estoy muy agradecida. Al placer de leerte mas. Un abrazo.
    Marie Carmen MANZANEQUE.

    • Hola Marie Carmen,
      Me alegra que haya servido para haceros revivir aquella pérdida humana, de la figura de un padre, que dejó mujer y cuatro hijos huérfanos, en una, me imagino, nada fácil posguerra. Gracias a vosotros por haberme permitido compartir esta trágica experiencia sucedida hace más de ochenta años, pero que permanece en la memoria familiar tan a flor de piel.
      Un saludo y para lo que quieras ya sabes dónde puedes consultarme.

Responder a MARIE CARMEN MANZANEQUE Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s