Combates en el Subsector extremeño de Peraleda del Zaucejo (Badajoz), entre los días 30 y 31 de enero y 1 al 5 de febrero de 1938

Contexto bélico y testimonios de los combates habidos entre los meses de enero y febrero de 1938

[Combates en el frente del Zújar. Enero y febrero de 1938] (1)

Plano de las operaciones.

El sector nacional que defendía la 21ª División en la provincia de Badajoz, estaba endeblemente protegido. Se pretendía robustecer la línea al sur del Guadiana. El frente desde la Granja de Torrehermosa y la carretera de Don Benito a Almendralejo era muy débil, y no había grandes accidentes geográficos que lo protegiera. En situación delicada se encontraban las localidades de Campillo de Llerena y Retamal. Por esta línea, aparecía desplegada la 21ª División al mando del coronel Cañizares, que integraba el II Cuerpo de Ejército del general Solans.

Había temores de que las fuerzas republicanas, desde la parte sur del Valle de la Serena, por la carretera de Castuera a Campillo de Llerena, se apoderase de Retamal, por lo que se decide avanzar por las dos márgenes del río Zújar.

La operación se llevó con éxito, quedando ocupadas el día 30 de enero de 1938 las Sierras Acebuche y Quemada, la loma del Madroño El Quejigo, las Sierras del Ducado, Cuevas y Herrera, la loma del Membrillejo y el cerro Majano.

El día 3 de febrero las tropas republicanas contraatacaban la Sierra Quemada y el cerro del Madroño, pero el 4 de febrero, cumpliendo las órdenes del general franquista Solans, se ganaban, principalmente por la Caballería, la Sierra Gamarra y los cerros Mirón y Mario Mingo, quedando cortada la carretera de Peraleda del Zaucejo-Campillo de Llerena.

[Memorias del jefe de la sección de Operaciones del Estado Mayor de la 37ª División, Elisardo Penas*. Castuera, enero y febrero de 1938] (2)

Al alto mando se le ocurrió la idea de atacar unas posiciones enemigas por el Sector de Zalamea (el pueblo del famoso Alcalde) que correspondía a nuestra [37ª] División. Como principal fuerza de ataque tendríamos a la flamante 109ª Brigada Mixta, mandada por el comandante De Blas, un gigante de 23 años, culto, muy simpático y de gran valor. La tal Brigada, compuesta (cosa nueva para nosotros) por soldados movilizados recientemente y con solo algunos veteranos mezclados, no tenía más que tenientes (como yo, de la Escuela de Guerra) al mando de batallones y compañías.

Quisimos mejorar estos mandos, ante la operación anunciada y pedimos al Cuerpo de Ejército el envío urgente de cuatro comandantes para el mando de los batallones. Nos mandaron los cuatro, en efecto, pero el más joven de ellos no cumplía ya los cuarenta. Todos eran profesionales, aunque no de carrera. El primero, gordo y cincuentón, nos dijo que estaba muy enfermo y pidió la baja para irse al hospital. El segundo había servido siempre en el Cuerpo de Tren y aseguró no saber nada de la Infantería. Lo devolvimos en el acto. El tercero resultó un pobre diablo con más miedo que vergüenza y nos agradeció mucho que lo dejáramos en retaguardia para labores de oficina. Y el cuarto, que en su juventud había sido cabo de trompetas, aceptó encantado el encargo de organizar en la Brigada una banda de trompetas y tambores, cosa que emprendió con gran entusiasmo, sin sentirse humillado, pues así se libraba de los tiros. Total, que los tenientes siguieron al mando de los batallones, con gran satisfacción del comandante De Blas, que confiaba más en el valor e inteligencia de aquellos jóvenes que en la dudosa eficacia de los cuatro carcamales que habían tenido la desfachatez de enviarnos del Cuerpo de Ejército, donde seguramente no sabían qué hacer con ellos.

Íbamos a tener, además, el apoyo de una batería de Artillería, una sección de tanques y hasta unos cuantos aviones, con todo lo cual pensábamos dar al enemigo un susto de muerte. Yo, lleno de entusiasmo, redacté, de acuerdo con el jefe, una orden de operaciones que me salió bordada. Todo estaba previsto y la moral de las tropas no podía ser mejor. Al fin, íbamos a hacer la guerra de verdad.

Llegado el día D, recibimos la orden de poner en marcha nuestros batallones. ¿Y la preparación artillera? ¿Y los tanques? ¿Y la Aviación? ¡Ah! Lo sentían mucho, pero no los había. Hacían falta en otro sitio.

Un jefe militar arenga a sus hombres.

Toda nuestra euforia se vino abajo, pero no nuestra moral de combate. Redacté a toda prisa otra orden de operaciones, que De Blas completó con una vibrante arenga y nos lanzamos como fieras, monte arriba. La brigada novata se portó divinamente. Estaba magníficamente entrenada y su despliegue nos llenó de admiración. Pero no llegamos a la cima. El enemigo sí tenía Artillería y buenas ametralladoras. La escabechina fue fenomenal y después de varias horas de combate estábamos como al principio. Lo peor fue que los franquistas, aprovechando la ocasión, nos frieron a cañonazos durante todo el día y al siguiente fueron ellos los que se lanzaron contra nuestras posiciones más avanzadas. Nuestra gente se comportó muy bien, pero la inferioridad de armamento era tan manifiesta que acabamos cediendo algún terreno, hasta que al tercer día logramos restablecer la línea defensiva un poco más atrás.

Excuso decirte con qué clase de improperios obsequiamos a las respetables mamás de los jefazos del Cuerpo de Ejército, por habernos embarcado en aquella aventura, sin darnos el apoyo prometido. (Ya nos empezaba a escamar el tal Cuerpo de Ejército. ¿De veras querían ganar la guerra?).

Por cierto, que una de las posiciones perdidas lo fue después de haber muerto todos sus defensores. El teniente que la mandaba era un barbero valenciano que yo conocía, alto, rubio y con unos pómulos salientes que le daban aspecto oriental. En plena batalla nos telefoneó para decirnos que, de su sección, solo quedaban vivos dos soldados y él, que seguiría luchando hasta el final.

Por la noche regresé al Cuartel General. Llevaba tres días sin dormir y apenas me tenía en pie, pero aún no pude ir a la cama. Había que esperar los partes de guerra para ver que contaban de nosotros. El nuestro no se daba hasta las doce de la noche y, entre tanto, la emisora nos obsequiaba con música ligera. Cuando yo luchaba por mantener los ojos abiertos, apareció por allí a husmear el comisario del Cuerpo de Ejército, aquel conocido nuestro que armó el escándalo de Don Benito, a causa de la orquesta. Al entrar en el despacho del jefe de la División, lo primero que hizo fue gritarle:

¡Es indecente que mientras nuestros soldados mueren en el frente sus oficiales se divierten oyendo tangos!”.

Tratándose de mí, la reprimenda no podía ser más inoportuna, pero la contestación de mi jefe fue de antología. No puedo reproducirla en su totalidad, porque necesitaría poner en la página muchos rombos como los de la “tele”. Después de decirle que “ese oficial tan frívolo” se había pasado toda la batalla en primera línea sin dormir, le llamó hipócrita asqueroso y cosas aún más fuertes, con tal contundencia expresiva, que el hombre salió del despacho lívido y casi huyendo, mientras López Mejías lo amenazaba con echarlo escaleras abajo. Ya no volvió a incordiarnos más.

Poco después escuchamos los partes de guerra. El nuestro alabando el espíritu de heroica resistencia de nuestras tropas ante la ofensiva enemiga (el que no se consuela…). El del otro lado con su inevitable triunfalismo y una nota tragicómica: en una de las posiciones habían recogido veintisiete cadáveres rojos, entre ellos el de un oficial “ruso”. ¡Pobre barbero valenciano! No solo le quitaron la vida, sino también la nacionalidad.

Soldados con un fusil-ametrallador Maxim Tokarev.

Durante algunos días siguieron las escaramuzas, ataques y contraataques, hasta que las respectivas posiciones quedaron más o menos consolidadas. Durante aque(llos) mes(es) de enero [y febrero] yo pude dormir tranquilamente apenas cinco o seis días. El resto me lo pasé en vela casi permanente, dormitando como podía, arrimado a un árbol si estaba en primera línea, o pegado al teléfono, sentado ante una mesa, si esperaba noticias o debía dar órdenes.

* Elisardo Penas, teniente y hombre de confianza del capitán Justo López Mejías, jefe de la 37ª División, desempeñó el cargo de jefe de la sección de Operaciones de su Estado Mayor, al comenzar el mes de enero del año 1938 y hasta mediados de febrero. Agradecemos a su hijo, Roberto Penas, el habernos hecho llegar estos largos párrafos que describen de primera mano los combates acaecidos durante los últimos días del mes de enero y los primeros de febrero de 1938 en el Sector de Peraleda del Zaucejo (Badajoz).

[Relatos anotados y contextualizados del teniente Vicent Mahiques Alberola, teniente jefe de una sección de una compañía del Batallón Motorizado de Ametralladoras nº 7, del VII Cuerpo de Ejército. Don Benito (Badajoz), enero y febrero de 1938] (3)

Vicent Mahiques Alberola*, formado en la Escuela Popular de Guerra de Paterna, perteneció primero a la 20ª Brigada Mixta, pero después sirvió como teniente jefe de una sección de una compañía del Batallón Motorizado de Ametralladoras nº 7, del VII Cuerpo de Ejército. En sus Memorias relatadas alrededor de 1995, y escritas por su hijo, Vicent Mahiques Roig, cuenta que:

Preparando la munición que se llevará al frente de combate.

“A principios de febrero de 1938, la 21ª División franquista se lanzaba a controlar la carretera de Don Benito y la confluencia de los ríos Guadiana y Guadámez, que conseguía el día 4 [de febrero]. El día 30 de enero ya habían ocupado algunas alturas próximas a Retamal y el día 31 habían roto el frente en posiciones cercanas a la Granja de Torrehermosa y continuaban con las operaciones. El 4 de febrero de 1938 sonó el teléfono. Cuando después de dejarlo sonar unas cuantas veces por fin lo cogió, las sospechas que había tenido al oírlo sonar se convirtieron en certezas: tenían que dirigirse inmediatamente hacia el límite con la provincia de Córdoba, en la Granja de Torrehermosa. Desde las posiciones rebeldes en este pueblo se había lanzado un ataque que había roto el frente. Inmediatamente empezaron a darse las órdenes correspondientes para cargar los camiones con los soldados, ametralladoras, cajones de municiones, provisiones, combustible… El convoy se adentró por las carreteras de la Serena. Pasaron por Quintana, Zalamea y Peraleda del Zaucejo. No mucho después de este pueblo se detuvieron y tomaron posiciones detrás de un cerro. Desde el otro lado del cerro se veía la llanura desde donde había lanzado el ataque. Los fascistas consiguieron cortar la carretera que unía Campillo de Llerena -en territorio sublevado- y Peraleda -en territorio republicano. Otras secciones de ametralladoras habían ocupado ya posiciones de tiro y a la suya le correspondió quedarse en la reserva por si alguna era eliminada y había que sustituirla. Solo podía oír el tableteo de las ametralladoras y las explosiones de los obuses. Tenían que imaginar lo que estaba pasando y mantenerse atentos a cualquier orden de movimientos. La Caballería fascista atacó al galope, pero las ametralladoras del Batallón motorizado, las Máxim rusas, batían los jinetes implacablemente. La artillería intentó destrozar las posiciones republicanas a fin de dejar libre el paso a la Caballería y luego a la infantería. La posición que tenía delante de ellos, al otro lado del cerro, estaba mandada por el teniente Picó, un alcoyano compañero suyo de la Escuela Popular de Guerra de Paterna. Cada vez que el enemigo intentaba acercarse hacia su posición lo freía. La artillería, para acallarlo, lanzaba obuses hacia él continuamente. Cuando un soldado caía otro se hacía cargo de la ametralladora que aún aguantaba intacta. Finalmente, solo quedó Picó que la cogió con las dos manos y con la mirada fija hacia la llanura no paró de disparar hasta que un obús lo reventó. Un herido que había podido regresar se lo contó. Supusieron que las cosas estaban bien negras y que de un momento a otro les tocaría a ellos ocuparse de la posición destrozada. Pero los fascistas habían recibido suficiente y no se atrevieron a intentar avanzar más. Momentáneamente el frente quedaba estabilizado. El silencio volvió de nuevo a aquellos campos. Sólo se oían, de cuando en cuando, los gritos satisfechos, pero a cubierto de los nacionales. Habían visto caer al teniente Picó. Como era alto, corpulento, de pelo rojo de tachuela y siempre iba con pantalones cortos y camisa remangada, creían, por su aspecto, que habían matado un oficial ruso. Picó estaba casado y dejaba una niña de tres años y un niño de dos meses al que probablemente no llegó a conocer**. Los fascistas habían conseguido afianzar sus posiciones sobre el Collado de la Mujer y Sierra Graman [Gamarra], pero no avanzaron más por aquel sector. Ellos todavía tuvieron que quedarse por allí, en un bosque de encinas, unos pocos días más con las ametralladoras paradas a unos 100 metros de distancia una de otra por si se repetía la ofensiva. Pasaban el tiempo intentando coger alguna perdiz. Finalmente, como la situación era de calma, recibieron la orden de regresar a Don Benito de nuevo.”

* Agradecemos a Vicent Mahiques Roig, hijo de Vicent Mahiques Alberola, que nos haya permitido el acceso a las memorias de su padre, así como que haya compartido con nosotros material fotográfico de los hechos que se cuentan a lo largo de los textos.

** Antonio Picó Giner, nacido en 1910 en Xixona (Alicante), trabajaba de barbero en Alcoi (Alicante). La fecha de su muerte consta como el 4 de febrero de 1938.

 

Día 30 de enero de 1938

[Diario de Operaciones del] Cuartel General de la 109ª Brigada Mixta, Quintana de la Serena (Badajoz) (6)

Enero 30 [1938]

Oteando la línea de frente a la espera de las operaciones.

Visita. En el día de hoy el jefe de la Brigada, llamado por el jefe de la [37ª] División, marcha a la misma para asunto de servicio. A las quince horas, el jefe de la Brigada, acompañado del comisario de la misma, marcha a recorrer las posiciones del 436º Batallón* que, en plan de contraataque, se halla guarneciendo las posiciones de Sierra Alcorcón. Una vez terminado, regresa a su P.M. [Puesto de Mando], sito en Quintana [de la Serena], y en el cual, recibida orden de la Superioridad, para que el 433º Batallón marche a Peraleda del Zaucejo, donde quedará en situación de reserva hasta la llegada del jefe de la Brigada, ordenando al mismo tiempo que el 434º [Batallón] de su acantonamiento de Campanario, marche hacia Quintana, donde esperará órdenes del jefe.

A las veinte horas del día de hoy, acompañado de su E.M. [Estado Mayor] y del comisario de la [109ª] Brigada, el jefe de la misma, marcha a Peraleda [del Zaucejo], donde un ataque enemigo, verificado durante la jornada, había hecho caer en nuestras posiciones de Pedreño, Madroño y Sierra Quemada, y al parecer, en las contiguas del VIII Cuerpo de Ejército.

* Redacté a toda prisa otra orden de operaciones, que De Blas completó con una vibrante arenga y nos lanzamos como fieras, monte arriba. La brigada novata se portó divinamente [436º Bón ]. Estaba magníficamente entrenada y su despliegue nos llenó de admiración. Pero no llegamos a la cima. El enemigo sí tenía Artillería y buenas ametralladoras. La escabechina fue fenomenal y después de varias horas de combate estábamos como al principio. Lo peor fue que los franquistas, aprovechando la ocasión, nos frieron a cañonazos durante todo el día y al siguiente fueron ellos los que se lanzaron contra nuestras posiciones más avanzadas. Nuestra gente se comportó muy bien, pero la inferioridad de armamento era tan manifiesta que acabamos cediendo algún terreno, hasta que al tercer día logramos restablecer la línea defensiva un poco más atrás. (Elisardo Penas).

[Diario de operaciones del] 434º Batallón, Campanario y Quintana de la Serena (Badajoz) (7)

Día [30 de enero de 1938]

[…] hasta el día 30 en que por orden [de la] Superioridad emprenden la marcha hacia Quintana [de la Serena], donde en la actualidad continúan y en esta situación finó el mes.

Campanario [30] de enero de 1938

[Sello impreso a tinta: “Mayoría. 109ª Brigada Mixta. Batallón 434º”]

El teniente Mayor

[rúbrica] [Bernardino] Martínez

Orden del Batallón 434º [109ª Brigada Mixta] del día 30 de enero de 1938 en Campanario [Badajoz] (5)

Servicio para mañana

Capitán de cuartel. Joaquín Carpio. Teniente Cte de la 4ª Cía

Oficial de servicio. D. Sebastián Sagasti

Servicio de guardia a cargo de la 2ª compañía

El teniente ayudante

[José Mouriño]

[El Comisario del 434º Bón]

[Ricardo Charlán Bravo]

[El Capitán Jefe acctal.]

[Timoteo Reboiro Giménez]

[Diario de Operaciones del 436º Batallón, Posición Alcorcón, Peraleda del Zaucejo, Badajoz] (8)

Soldado de una sección de ametralladoras defendiendo su posición.

Día 30 [enero]. Hoy, a las 12 y 1/2, aproximadamente, se formaron las compañías del Bón para salir al frente de las posiciones de Sierra Quemada y Madroño, por atacar el enemigo por las posiciones indicadas, siendo distribuidas las máquinas [ametralladoras] en las compañías más adecuadas que el mando creyó oportuno. Cuando se marchaban dichas fuerzas unidas, aparecieron tres aviones enemigos, pero estos no interrumpieron la marcha de dichas fuerzas, y fueron colocadas en los sitios más estratégicos.

[Posición] Alcorcón [Peraleda del Zaucejo, Badajoz] 30 de enero de 1938

 

[Sello impreso:” 436º Batallón. 109ª Brigada Mixta. Ametralladoras.”]

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Sthepan] Freissing

 

Día 31 de enero de 1938

[Diario de Operaciones del] Cuartel General de la 109ª Brigada Mixta, Quintana de la Serena (Badajoz) (6)

Enero 31 [1938]

Caballería franquista.

En la madrugada del día de hoy, el 433º Batallón de esta Brigada, y de orden de la Superioridad, queda a las órdenes del jefe del Sector, que lo era el de la 63ª [Brigada Mixta], quedando en reserva en el Puerto del Campillo. En el mismo día, ya que el Mando del Sector no hacía sentirse sobre las fuerzas a sus órdenes, y sin que mediasen órdenes de la Superioridad, tuvo el jefe de esta [109ª] Brigada, que intervenir varias veces para evitar que compañías del 433º Batallón, en reserva, fuesen trasladadas a sitios donde se producían pequeños tiroteos, o donde se señalaba la presencia de grupos de Caballería enemiga, sin más misión, dicha Caballería, que la de reconocimiento, supo también hacer valer su opinión sobre la del jefe del Sector, que tenía el criterio de colocar el 433º Batallón en línea, aún a riesgo de quedarse sin reserva. Desde el primer momento, en Peraleda [del Zaucejo], no hubo más oficialidad que la de nosotros, ni más Servicio(s) que los de esta [109ª]Brigada, por lo cual el jefe de dicha Brigada, proporcionó al jefe del Sector, que se encontraba solo con su [teniente] Ayudante, planos, comunicación telefónica con las unidades, comunicación óptica, se estableció un observatorio y Puestos de Socorro, y 150 hombres de la unidad de Zapadores de esta [109ª] Brigada, y recibida orden del jefe de la misma, empezaron a trabajar en la defensa de Sierra Gamarra y Alcorcón.

[Diario de operaciones del] 434º Batallón, Campanario y Quintana de la Serena (Badajoz) (7)

Día 31 [de enero de 1938]

[…] [por orden de la Superioridad, la unidad el día anterior había emprendido la marcha hacia Quintana de la Serena], donde en la actualidad continúan y en esta situación finó el mes.

Campanario 31 de enero de 1938

[Sello impreso a tinta: “Mayoría. 109ª Brigada Mixta. Batallón 434º”]

El teniente Mayor

[rúbrica] [Bernardino] Martínez

Orden del Batallón 434º [109ª Brigada Mixta] del día 31 de enero de 1938 en Campanario [Badajoz] (5)

Servicio para mañana

Capitán de Cuartel. El teniente Cte de Amtras D. Juan Canet

Oficial de servicio. D. Salvador Pellicer

Servicio de guardia a cargo de la 3ª compañía

El teniente ayudante

[José Mouriño]

 [Diario de Operaciones del 436º Batallón, Cía Ametralladoras, Posición Alcorcón, Peraleda del Zaucejo, Badajoz] (8)

Gráfico de un nido de ametralladoras.

Día 31 [enero]. En este día se le hizo gran resistencia al enemigo, que intentaba proseguir su avance hacia Peraleda [del Zaucejo], no pudiendo este avanzar ni un paso más de las posiciones que, en el día anterior, cogió a nuestras fuerzas por sorpresa, las cuales ocupaban la 63ª y 103ª Bdas, y continuamos en las nuevas posiciones que al repliegue se eligieron.

[Posición] Alcorcón [Peraleda del Zaucejo, Badajoz] 31 de enero de 1938

[Sello impreso:” 436º Batallón. 109ª Brigada Mixta. Ametralladoras.”]

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Sthepan] Freissing

 

Día 1 de febrero de 1938

[Diario de Operaciones del] Cuartel General de la 109ª Brigada Mixta, Quintana de la Serena (Badajoz) (6)

Febrero 1º [1938]

En el día de hoy, y por ausencia del jefe de la 63ª Brigada, y que al mismo tiempo lo era del Sector, se hace cargo de dicho Sector, el mayor jefe de esta [109ª] Brigada.

A las veinte horas del día de hoy, el 434º Batallón de esta Brigada, y de orden de la Superioridad, de su acantonamiento en Quintana [de la Serena], es trasladado a Peraleda [del Zaucejo].

[Diario de operaciones del 434º Batallón, Quintana de la Serena (Badajoz) (7)

Día 1 [de febrero de 1938]

Aproximadamente a las 12 horas del día se recibió una orden de la [37ª] División en la que se comunicaba que se preparara el Batallón para partir en el momento que llegaran los camiones. Acto seguido el jefe del Batallón dio las órdenes oportunas para cumplimentar dicha orden y a las 17 horas se empezó a efectuar el embarque de las fuerzas, partiendo a las 17 horas 30 minutos con dirección a Peraleda del Zaucejo, donde llegó a las 20 horas, quedando el Batallón vivaqueando en la Sierra del Puerto de la carretera del Campillo, sin ocurrir novedad alguna hasta […]

Orden del Batallón 434º [109ª Brigada Mixta] del día 1 de febrero de 1938 en Quintana de la Serena [Badajoz] (5)

Servicio para mañana

Capitán de Cuartel. El teniente Cte de la 1ª Cía, D. Rafael Pascual Latorre

Oficial de servicio. D. Eugenio Atienza Villaverde

Servicio de guardia a cargo de la 4ª compañía

Servicio de control de carreteras: 4ª compañía

El teniente ayudante

[José Mouriño]

[Diario de Operaciones del 436º Batallón Cía Ametralladoras, Posición Alcorcón, Peraleda del Zaucejo, Badajoz] (8)   

Asalto a la posición enemiga durante el contraataque.

Día 1º [febrero] 1938. Hoy se le contraatacó al enemigo por las posiciones de Madroño y Sierra Quemada, llegando casi al asalto, pero hubo que replegarse por la mucha masa del enemigo y la oscuridad que ya la tarde hacía. No teniendo bajas algunas en tal operación.

[Posición] Alcorcón [Peraleda del Zaucejo, Badajoz] 1 de febrero de 1938

[Sello impreso:” 436º Batallón. 109ª Brigada Mixta. Ametralladoras.”]

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Sthepan] Freissing

[Orden de la 37ª División para el Movimiento de fuerzas de la 109ª Brigada Mixta. Castuera (Badajoz), 1 de febrero de 1938] (9)

El jefe del VII Cuerpo de Ejército, me dice en teletipo urgentísimo, lo siguiente:

“Comunique orden al jefe 109ª Brigada, de que el Batallón [435º] destacado en La Haba [Badajoz], se prepare inmediatamente para salir para Valsequillo [Córdoba], a donde se trasladará antes del amanecer. Dispóngase que esté distribuido para efectuar embarque en el menor tiempo posible. Para efectuar traslado se colocará suficiente material [de] transporte en [el] punto de partida. Deme cuenta hora salida Batallón.”

La orden de salida la dará a esta [37ª] División, para trasladarla al jefe del VII Cuerpo de Ejército y hágase cuanto ordena en el teletipo anterior urgentísimamente.

Castuera 1 de febrero de 1938

El jefe de la División

P.O. el jefe de Estado Mayor

[Rúbrica manuscrita] Donato Sánchez

[Sello impreso: “37ª División. Estado Mayor]

 

Día 2 de febrero de 1938

[Diario de Operaciones del] Cuartel General de la 109ª Brigada Mixta, Quintana de la Serena (Badajoz) (6)

Febrero 2 [1938]

“El relevo” portada de la revista Mundo Gráfico del 13 de enero de 1937.

En la noche del día de hoy, el jefe de esta [109ª] Brigada, propone al del Sector, que lo era el de la 63ª [Brigada], el relevo del 250º Batallón, por el 433º [Batallón] de esta Brigada, proposición que fue aceptada, y para cuyo relevo, tuvo que dar todas las órdenes oportunas para que se llevase a efecto.

[Diario de operaciones del 434º Batallón, Peraleda del Zaucejo (Badajoz) (7)

Día 2 [de febrero de 1938]

[…] el día siguiente a las 11 horas 30 minutos en que a consecuencia del bombardeo de la Aviación enemiga resultó herido el soldado Blas Calero.

Orden del Batallón 434º [109ª Brigada Mixta] del día 2 de febrero de 1938 en P.C. [Puesto de Mando] de Peraleda [del Zaucejo, Badajoz] (5)

Servicio para mañana

Capitán de Campamento. El teniente Cte de la 2ª Cía, D. Emilio Finestre Tuduri

Oficial de servicio. D. Eugenio Atienza Villaverde

Oficial de servicio. D. Sebastián Sagasti

Servicio de control de carreteras: 1ª compañía

El teniente ayudante

[José Mouriño]

[Diario de Operaciones del 436º Batallón Cía Ametralladoras, Posición Alcorcón, Peraleda del Zaucejo, Badajoz] (8)   

Día 2 [febrero]. Durante el día de hoy, solo se ha convertido a fuego de fusil y ametralladoras. También hizo el enemigo fuego de Artillería y morteros, sin consecuencias por nuestra parte, siendo contestado por nuestra Artillería y ametralladoras.

[Posición] Alcorcón [Peraleda del Zaucejo, Badajoz] 2 de febrero de 1938

[Sello impreso:” 436º Batallón. 109ª Brigada Mixta. Ametralladoras.”]

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Sthepan] Freissing

Día 3 de febrero de 1938

[Diario de Operaciones del] Cuartel General de la 109ª Brigada Mixta, Quintana de la Serena (Badajoz) (6)

Febrero 3 [1938]

A las nueve horas del día de hoy, el jefe de la [109ª] Brigada, visita los Batallones 433º y 434º, en cuyo momento el enemigo inicia un fuerte ataque, el cual es rechazado.

Una columna de legionarios del ejército sublevado marcha para tomar posiciones.

Vistos los intentos enemigos, de que con fuertes masas de Caballería e Infantería, apoyados por una gran masa de Artillería y Aviación, rodean a las posiciones del 436º Batallón de esta Brigada (posición Alcorcón), y ante la pasividad del jefe del Sector, el jefe de esta [109ª] Brigada, da orden al 434º Batallón de esta Brigada, para que atacando el flanco derecho del despliegue enemigo, le hiciese replegarse hacia sus posiciones de Sierra de Acebuche y Sierra Quemada, consiguiéndose dichos propósitos.

[Diario de operaciones del 434º Batallón, Peraleda del Zaucejo (Badajoz) (7)

Día 3 [de febrero de 1938]

A la una hora y veinte minutos, salió el Batallón con dirección a la carretera de la Granja de Torrehermosa [Badajoz], llegando hasta las posiciones que ocupa el Batallón 250º de la 63ª Brigada Mixta, quedando relevadas las fuerzas del expresado [Batallón]. Aproximadamente a las 8 horas 15 minutos del mismo día, y después de haber efectuado nuestra Artillería un intenso fuego sobre Sierra Quemada, comenzó el avance de la Infantería en la forma dispuesta por la Superioridad. En dichas operaciones, resultaron heridos los soldados Pascual Monteagudo, Nicolás Alfaro, Damián Egea Rosa, Eugenio Sancho, Tomás Castillo, y el cabo Antonio Belmonte Martínez, no ocurriendo otra novedad […]

Orden del Batallón 434º [109ª Brigada Mixta] del día 3 de febrero de 1938 en P.C. [Puesto de Mando] de Peraleda [del Zaucejo, Badajoz] (5)

Servicio para mañana

Capitán de campamento. D. Agapito Moreno Regidor

Oficial de servicio. D. Ramón Cortés Molina

Servicio de guardia a cargo de la 2ª compañía

El teniente ayudante

[José Mouriño]

[Diario de Operaciones del 436º Batallón Cía Ametralladoras, Posición Alcorcón, Peraleda del Zaucejo, Badajoz] (8)   

Día 3 [febrero]. Las fuerzas continuaron en las mismas condiciones y posiciones que el día anterior, no habiendo novedad alguna.

Posición Alcorcón [Peraleda del Zaucejo, Badajoz] 3 de febrero de 1938

 

[Sello impreso:” 436º Batallón. 109ª Brigada Mixta. Ametralladoras.”]

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

Sthepan] Freissing

Orden General de la [109ª] Brigada [Mixta] del día 3 de febrero de 1938 en mi P.C. [Puesto de Mando] de Peraleda [del Zaucejo, Badajoz] (5)

El mando ha visto con satisfacción el comportamiento ejemplar del 434Bón de esta Brigada, en el curso de los combates efectuados en el día de hoy, por lo cual me honro en felicitar a todos sus componentes.

El Comisario de la Brigada [109ª]

[Rubricado] [Ernesto] Herrero

El Jefe de la Brigada

[Rubricado] Antonio Blas

 

Día 4 de febrero de 1938

[Diario de Operaciones del] Cuartel General de la 109ª Brigada Mixta, Quintana de la Serena (Badajoz) (6)

Febrero 4 [1938]

Durante el día de hoy, el jefe de la Brigada, acompañado del jefe accidental del Estado Mayor, se dedican a recorrer las posiciones de las fuerzas de la Brigada.

[Diario de operaciones del 434º Batallón, Peraleda del Zaucejo (Badajoz) (7)

Día 4 [de febrero de 1938]

Aparatos de aviación de fabricación alemana sobrevuelan el territorio antes de soltar sus cargas.

[…] a las 8 horas en que después de haber ametrallado la línea general, 5 aparatos facciosos, sin consecuencia por nuestra parte, apareció por la vaguada que forman Sierra Quemada y Acebuche, tres compañías y tres escuadrones de Caballería enemigos, empezando a hacer intensísimo fuego de armas automáticas y fusilería sobre nuestras posiciones, y algunos morterazos. La Artillería castigó con gran intensidad las posiciones de Cerro Mirón y Sierra Alcorcón, y algunos morterazos aislados sobre [el Puerto del] Campillo. A las 11´30 horas, apareció nuevamente la Aviación, en número de 6 aparatos, bombardeando las posiciones de Sierra Alcorcón y la carretera de Campillo [de Llerena]; aproximadamente a las 12 horas del día, se recibió orden telefónica del jefe de la [109ª] Brigada, para que inmediatamente partiese este Batallón con dirección a Sierra Alcorcón, orden que fue cumplimentada con la mayor rapidez. Durante el trayecto, esta unidad, ha sido duramente castigada por la Artillería enemiga, y próximo a la carretera de Campillo [de Llerena] se entabló un fuerte tiroteo con el enemigo, pudiendo apreciarse la retirada de éste. A las 14´45 horas del mismo día, aparecieron 6 aparatos enemigos que bombardearon nuestra Caballería y Artillería propias. Por haber recibido orden de la Superioridad, a las 18 horas partió el Batallón con dirección a la Sierra del Cabezo, donde llegó a las 21 horas, en cuyas posiciones, se estableció provisionalmente después de haber tomado contacto con el 436º Batallón las máquinas emplazadas. En dichas operaciones, resultaron heridos el cabo Victoriano Sanz Arroyo, y los soldados Félix Chillida, Mariano García, Manuel Soria, Juan Giménez, José Figueras y Francisco López, dedicándose las fuerzas a trabajos de fortificación en colaboración con la compañía Especial de la Brigada, sin ocurrir novedad alguna […]

Orden del Batallón 434º [109ª Brigada Mixta] del día 4 de febrero de 1938 en P.C. [Puesto de Mando] de Peraleda [del Zaucejo, Badajoz] (5)

Servicio para mañana

Capitán de cuartel.  El teniente Cte de la 4ª Cía, D. Joaquín Carpio

Oficial de servicio. D. Salvador Pellicer

Servicio de guardia a cargo de la 3ª compañía

El teniente ayudante

[José Mouriño]

[Diario de Operaciones del 436º Batallón Cía Ametralladoras, Posición Alcorcón, Peraleda del Zaucejo, Badajoz] (8)   

Día 4 [febrero]. A las 9 de la mañana, aparecieron seis aparatos enemigos de bombardeo, los cuales bombardearon nuestras líneas, sin conseguir ningún objetivo. A las 11 [horas], volvieron y continuaron bombardeando y ametrallando nuestras líneas, P.C. [Puesto de Mando] y la carretera. En este ataque, hubo que replegarnos un poco, por la dura presión del enemigo, fuego intensivo de la Artillería y el peligro de la Caballería del mismo, perdiendo en el repliegue dos carros de dos máquinas [ametralladoras], que por la situación que se encontraban emplazadas solo pudieron salvar, el resto de dichas máquinas, los soldados que en ellas se encontraban* **. También, a las 2 [horas] de la tarde, volvieron a aparecer los referidos aparatos, volviendo a bombardear las posiciones, [el] P.C. [Puesto de Mando] y el [Puerto del] Campillo, con el propósito de cortar nuestras fuerzas, pero se les hizo un fuego intenso con ametralladora y los carros blindados que nos protegían, haciéndoles desistir de sus propósitos.

Después de dichas operaciones, apareció otro aparato enemigo, reconociendo el terreno solamente. Un Sº desaparecido***.

Una vez replegados a las próximas posiciones, queda tranquilidad absoluta.

Posición Alcorcón [Peraleda del Zaucejo, Badajoz], 4 de febrero de 1938

[Sello impreso:” 436º Batallón. 109ª Brigada Mixta. Ametralladoras.”]

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Sthepan] Freissing

 * Por cierto, que una de las posiciones perdidas lo fue después de haber muerto todos sus defensores. El teniente que la mandaba era un barbero valenciano que yo conocía, alto, rubio y con unos pómulos salientes que le daban aspecto oriental. En plena batalla nos telefoneó para decirnos que, de su sección, solo quedaban vivos dos soldados y él, que seguiría luchando hasta el final.

El teniente Antonio Picó Giner, es el que está de rodillas a la derecha, sin gorra. La fecha de su muerte consta como el 4 de febrero. Vicent Mahiques Alberola, el que está sentado en el suelo en el centro de la imagen. Foto cedida por Vicent Mahiques Roig.

Poco después escuchamos los partes de guerra. El nuestro alabando el espíritu de heroica resistencia de nuestras tropas ante la ofensiva enemiga (el que no se consuela…). El del otro lado con su inevitable triunfalismo y una nota tragicómica: en una de las posiciones habían recogido veintisiete cadáveres rojos, entre ellos el de un oficial “ruso”. ¡Pobre barbero valenciano! No solo le quitaron la vida, sino también la nacionalidad. (Elisardo Penas).

** La Caballería fascista atacó al galope, pero las ametralladoras del Batallón motorizado, las Máxim rusas, batían los jinetes implacablemente. La artillería intentó destrozar las posiciones republicanas a fin de dejar libre el paso a la Caballería y luego a la infantería. La posición que tenía delante de ellos, al otro lado del cerro, estaba mandada por el teniente Picó, un alcoyano compañero suyo de la Escuela Popular de Guerra de Paterna. Cada vez que el enemigo intentaba acercarse hacia su posición lo freía. La Artillería, para acallarlo, lanzaba obuses hacia él continuamente. Cuando un soldado caía otro se hacía cargo de la ametralladora que aún aguantaba intacta. Finalmente, solo quedó Picó que la cogió con las dos manos y con la mirada fija hacia la llanura no paró de disparar hasta que un obús lo reventó. Un herido que había podido regresar se lo contó.

Sólo se oían, de cuando en cuando, los gritos satisfechos, pero a cubierto de los nacionales. Habían visto caer al teniente Picó. Como era alto, corpulento, de pelo rojo de tachuela y siempre iba con pantalones cortos y camisa remangada, creían, por su aspecto, que habían matado un oficial ruso. Picó estaba casado y dejaba una niña de tres años y un niño de dos meses al que probablemente no llegó a conocer. (Vicent Mahiques Alberola). Antonio Picó Giner, nacido en 1910 en Xixona (Alicante), trabajaba de barbero en Alcoi (Alicante). La fecha de su muerte consta como el 4 de febrero de 1938.

*** No está claro si lo que se ha querido hacer constar en el parte es “Soldado desaparecido” o “Sección desaparecida”, ya que la grafía está alterada. Cabe pensar que el escribiente haya querido ocultar el desastre de la pérdida de una sección de ametralladoras completa.

Orden General de la [109ª] Brigada [Mixta] del día 4 de febrero de 1938 en mi P.C. [Puesto de Mando] de Peraleda [del Zaucejo, Badajoz] (5)

Artículo I. En los combates sostenidos en el día de hoy, merece destacarse la actuación de los batallones 434Bón y 436Bón de esta Brigada, lo que me honro en comunicar para conocimiento general y satisfacción de los interesados.

Artículo II. Durante el día de mañana los jefes de los batallones, atenderán de acuerdo con los jefes de los Zapadores, a la fortificación de las posiciones ocupadas en el repliegue de hoy.

El Comisario de la Brigada [109ª]

[Ernesto] Herrero

D.O. del Jefe de la Brigada el jefe de E. M. accidental [Estado Mayor]

[Daniel] Sáenz Arenzana

 

Día 5 de febrero de 1938

[Diario de Operaciones del] Cuartel General de la 109ª Brigada Mixta, Quintana de la Serena (Badajoz) (6)

Febrero 5 [1938]

Los acemileros acercan a las posiciones material necesario para resistir.

Recibida orden de la Superioridad, y a las siete horas del día de hoy, el jefe de esta Brigada, se hace cargo del Subsector de Peraleda [del Zaucejo], comprendido entre el Puerto de la Nava y [el] margen izquierdo del río Zújar, teniendo a sus órdenes los Batallones 433º, 434º y 436º, un escuadrón [de Caballería] del 5º Regimiento, una sección de Ametralladoras del Batallón autónomo del VII Cuerpo de Ejército y dos piezas [de Artillería] del 7´5.

Orden del Batallón 434º [109ª Brigada Mixta] del día 5 de febrero de 1938 en P.C. [Puesto de Mando] de Peraleda [del Zaucejo, Badajoz] (5)

Servicio para mañana

Capitán de Cuartel. El teniente Cte de Amtras D. Juan Canet

Oficial de servicio. D. Eugenio Atienza Villaverde

Servicio de guardia a cargo de la 4ª compañía

El teniente ayudante

[José Mouriño]

[Diario de Operaciones del 436º Batallón Cía Ametralladoras, Posición Alcorcón, Peraleda del Zaucejo, Badajoz] (8)   

Día 5 [febrero]. A las diez de la mañana, aparecieron 2 aparatos enemigos reconociendo nuestras líneas, y ametrallaron todas las posiciones del [Puerto del] Campillo sin que llegaran a causarnos baja alguna. Lo demás del día transcurrió sin novedad.

Posición Alcorcón [Peraleda del Zaucejo, Badajoz] 5 de febrero de 1938

[Sello impreso:” 436º Batallón. 109ª Brigada Mixta. Ametralladoras.”]

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Sthepan] Freissing

 

(1) Servicio Histórico Militar, La batalla de Pozoblanco y el cierre de la bolsa de Mérida: Monografía de la guerra de España, número 15, Madrid, Librería Editorial San Martín, 1981.

(2) Penas, Elisardo. [Memorias sobre la Guerra Civil]. [Madrid]: Inédita, 2018

(3) Mahiques Alberola, Vicent. [Relatos anotados y contextualizados de Vicent Mahiques Alberola]. [Valencia: Autoedición], 1995. Pp. 36-38.

(4) Buj Pastor, Francisco. Memorias de la Guerra Civil (1936-1939), Inédita, Tarrasa, 1980. El acceso a largos párrafos de las mismas ha sido posible gracias a la labor de su hijo Francisco Buj Vallés, al cual agradecemos que nos haya hecho llegar parte de las memorias de su querido padre.

(5) Archivo General Militar de Avila (AGMAv.), Zona Roja (ZR). “Copiador de las Ordenes Generales de esta Brigada [109].- 1937 y 1938”. AGMAV, C. 1063, 6;  181-184; 187.

(6) Archivo General Militar de Avila (AGMAv.), Zona Roja (ZR). “Diario de Operaciones: del 2º [434º] Batallón de esta [109ª] Brigada. Abril a julio 1937 [y de la 109ª Brigada] enero a diciembre de 1938 y enero y febrero 1939”. Armario (A)76 / Legajo (L) 1235 / Carpeta (C) 14 / Documento (D) 2 / 6-9.

(7) Archivo General Militar de Avila (AGMAv.), Zona Roja (ZR). “Diario de Operaciones: del 434º Batallón de esta Brigada [109].- 1937”. Armario (A)76 / Legajo (L) 1236 / Carpeta (C) 1 / Documento (D) 8.

(8) Archivo General Militar de Avila (AGMAv.), Zona Roja (ZR). “Diario de Operaciones: del 436º [y 435º] Batallón de esta Brigada [109].- 1937 y 1938”. Armario (A)76 / Legajo (L)1236 / Carpeta (C) 2 / Documento (D) 2.

(9) Archivo General Militar de Avila (AGMAv.), Zona Roja (ZR). 109ª Brigada. Estado Mayor. Sección Tercera. Operaciones. Movimiento de fuerzas: “Escritos sobre el movimiento de fuerzas de esta Brigada [109]. 1937 y 1938”. AGMAV, A. 76, L. 1236, C. 8, D. 3

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1938, Órdenes, Batallones, Combates, Operaciones y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s