Instrucciones del Estado Mayor Central para el desarrollo de la maniobra. Observaciones generales.

Instrucciones generales para el desarrollo de la maniobra. Ofensiva de conjunto (y V) (1)

XIV.- Observaciones generales.

Fuerzas de infantería avanzan resguardados tras las carros de combate.

Fuerzas de infantería avanzan resguardados tras las carros de combate.

59.- A nuestra acción ofensiva el enemigo, primero, contestará con reservas locales, a las tres o cuatro horas de actuar nuestras fuerzas. Estas reservas deben ser batidas y arrolladas. Más tarde es de esperar [que] emplee aviación en número restringido. A ella contestará nuestra caza y nuestras baterías antiaéreas. Los aparatos que intenten ametrallar nuestras líneas deberán ser contestados por tiro antiaéreo de ametralladora, fusiles ametralladora y fusiles individuales. (Pedir las tablas de tiro antiaéreo las Unidades que no las tengan o copiarlas de las que las tengan). A los tres o cuatros días de nuestra ofensiva el enemigo intentará acciones de masa de aviación y artillería en número de 50 a 80 aparatos. Para estos días nuestras tropas deben tener líneas sólidas, estar perfectamente enlazadas con las Unidades laterales, organizados los equipos de tiro antiaéreo de la Infantería, muy distanciadas y escalonadas las fuerzas, todo enmascarado, una disciplina de circulación perfecta, que no se vea nada por las carreteras y que todos los hombres y jefes con un abrigo más o menos sólido y un puesto elegido de antemano para aguantar los bombardeos.

60.- Es probable que el enemigo no emplee a fondo su Infantería para contraatacar y pretenda echarnos de nuestras líneas sólo con Aviación y Artillería. Nuestra tropa debe saber esto y los Comisarios difundirlo.

61.- La lucha será ruda a partir del tercero o cuarto día. Hay que preocuparse de que Mandos y tropas estén en condiciones de resistirla durante un período prolongado de quince a veinte días. Preocuparse, pues, del descanso y del sueño aún en los días de más actividad. No agotar las reservas físicas. El trabajo será permanente, por lo que hay que organizar el trabajo por mitades. Los jefes de Intendencia y cocina se preocuparán de dar ranchos calientes todo el tiempo.

62.- Tan pronto se detenga el movimiento de avance, todas las Unidades, desde la Compañía al Cuerpo de Ejército, deberán reconstituir sus reservas a las que destinarán por lo menos, de un tercio a un cuarto de sus fuerzas.

63.- Utilizar la noche para todos los movimientos más importantes llevando faros apagados, pintados o cubiertos de tela azul. De día sólo hacer las evacuaciones de heridos graves y el municionamiento urgente.

64.- Tener una actividad constante para mejorar continuamente todos los servicios. Preocuparse todos del enmascaramiento, la circulación y la construcción de refugios.

Infantería republicana apoyada por la aviación durante el inicio de la ofensiva.

Infantería republicana apoyada por la aviación durante el inicio de la ofensiva.

65.- En los acantonamientos de retaguardia, los servicios deben estar lo más diseminados posible. Que no haya en un mismo pueblo en lo posible, varias unidades o servicios. No dejarse seducir por los pueblos grandes. Los de Sanidad fuera de los nudos de comunicación. En la zona de vanguardia las tropas se situarán siempre fuera de los poblados.

66.- Preocuparse de sancionar inmediatamente las faltas, y premiar, aunque sea con felicitación en la orden y felicitación pública, los hechos distinguidos. Relevar y reducir la jerarquía (O.C. 19 de junio [de] 1937. Nº 148) inmediatamente a los mandos ineptos. Preocuparse de la elección de los Mandos aún en periodo intenso de operaciones.

67.- Tener cuadros eventuales y prevista la reposición de bajas inmediatamente trayendo personal de servicios de retaguardia que puede ser sustituido por reclutas.

68.- Preocuparse todos los mandos, y en todo momento, del abastecimiento del agua.

69.- Los segundos escalones de las tropas desplegadas cuidarán, con la mayor energía, que no pasen la retaguardia más individuos que los que tengan una misión concreta.

Las tropas de reserva, las situadas a retaguardia y todos los controles, detendrán a todos los individuos que marchen a retaguardia sin justificar, por medio de orden o escrito, el servicio que van a prestar. Tales individuos serán detenidos y juzgados como desertores. Esta prevención será leída a todas las tropas en voz alta.

[FINAL]

 

Valencia 21 de septiembre de 1937

El coronel jefe del E/M/C [Estado Mayor Central].

Vicente Rojo

 

(1) Archivo General Militar de Avila (AGMAv.), Zona Roja (ZR). “Instrucciones del E.M. Central para los Ejércitos y del E.M. de esta Brigada [109ª] 1937, 1938 y 1939”. AGMAV Armario (A) 76 / Legajo (L) 1236 / Carpeta (C) 8 / Documento (D) 2 / 1-11

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1937, Combates, Estrategia, Maniobras y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s