Partes militares del Subsector Peraleda (Badajoz) y de las unidades de la 109ª Brigada Mixta, de los días 1, 2, 3 y 4 de noviembre de 1937

Orden General del Subsector y de la [109ª] Brigada [Mixta] del día 1 de noviembre de 1937 en Peraleda del Zaucejo, [Badajoz] (1)

Mayor de milicias.

I. Incorporaciones. Destinados a esta Brigada por O.C. [Orden Circular] de fecha de 9 de octubre ppdº [próximo pasado] (D.O. nº 246) e incorporado en el día de ayer, los tenientes de Infantería que se indican, causan alta también en los Batallones que se expresan, D. Jesús Manchez Muñoz, en el 436Bón , D. José Rivela Martín, id. [ídem]. D. Miguel Esteban Delgado, id. D. José Utrillas Andrés, en el 435Bón y D. Atilano Ramón Calvo, en el 435Bón.

II. Escuelas Populares. Encontrándose en este E.M [Estado Mayor] Sección 1ª, varias instancias de personal de la Brigada que solicitan las Escuelas Populares nºs 4 y 5 y que no han venido acompañadas de todos los documentos a que hace referencia la O.C. del 11 del actual (D.O. nº 246) por la que se anuncia la convocatoria, se pone en conocimiento de todo el personal solicitante, la necesidad de que antes del día 7 del actual tengan entregada la documentación de referencia ya que de lo contrario quedaran nulas y sin ningún curso las respectivas solicitudes.

El Comisario de la Brigada [109ª]: [Francisco López] Real. El jefe de E. M. [Estado Mayor] [Juan Pedro] Fernández [del Campo].

Orden General del Subsector y de la [109ª] Brigada [Mixta] del día 2 de noviembre de 1937 en Peraleda del Zaucejo, [Badajoz] (1)

La conexión telefónica ha sido establecida, bajo la atenta mirada de un camarada.

I. Transmisiones. Habiéndose observado el frecuente e indebido uso del teléfono para asuntos no oficiales, lo que da lugar a que la red esté excesivamente sobrecargada de trabajo, en perjuicio evidente de los servicios de guerra, se advierte a todos, la prohibición absoluta del uso del mismo para otros asuntos que no tengan exclusivamente el carácter oficial citado.

II. Veterinaria. Para conocimiento de los Batallones y unidades afectas a esta Brigada, a partir de hoy día de la fecha queda abierta la enfermería para el ganado, haciéndose cargo de la misma, el teniente veterinario D. Eusebio E. Piedrabuena.

III. Al objeto de cumplimentar la O.C. del 24 de septiembre último (D.O. nº 247), las distintas unidades de esta Brigada tendrán en cuenta al remitir al Depósito de Intendencia los vales del suministro, que estos se hagan separando las plazas correspondientes al personal de Jefes, oficiales, sargentos y asimilados del de tropa.

El Comisario de la Brigada [109ª]: [Francisco López] Real. D.O. del Jefe accidental del Subsector, el jefe de E. M. [Estado Mayor] [Juan Pedro] Fernández [del Campo].

Orden del Batallón 434º [109ª Brigada Mixta] del día 1 de noviembre de 1937 en el P. de M. [Puesto de Mando, casa] “La Galleguita”, [Don Benito, Badajoz] (1)

Artículo I. Habiendo sido destinado a este Batallón por orden de la superioridad de esta Brigada el teniente D. Francisco Rodríguez Olivera, pasará a prestar sus servicios a la 4ª Cía.

Artículo II. El teniente D. Alfredo Encarnado Benegas de la 4ª Cía pasará a prestar sus servicios a la 2ª Cía.

El Comisario [del 434º Bón]

[Rúbrica] Antonio Rodríguez

El Capitán Jefe acctal.

 [Timoteo Reboiro]

Servicio para mañana

Capitán de campamento, Don Luis Escudero Puebla

Oficial de fortificación, el teniente Don Rafael Pascual Latorre

El teniente ayudante

[Rúbrica] José Mouriño

Orden del Batallón 434º [109ª Brigada Mixta] del día 2 de noviembre de 1937 en el P. de M. [Puesto de Mando, casa] “La Galleguita”, [Don Benito, Badajoz] (1)

Soldados de un escuadrón de Caballería republicana.

Artículo I. Queda terminantemente prohibido por orden de esta Superioridad, que las caballerías pertenecientes a esta unidad, pasten a capricho por lugares que puedan perjudicar los sembrados, ya que no se obtiene de esto nada más que el destrozar lo que tanto trabajo cuesta, advirtiéndoles que serán responsables de dicha negligencia los que tengan a cargo dichos semovientes.

Artículo II. En el día de mañana, la 2ª Cía, a las 21 horas, relevará a la 4ª Cía, que se encuentra en avanzadilla.

El Comisario [del 434º Bón]

[Rúbrica] Antonio Rodríguez

El Capitán Jefe acctal.

 [Timoteo Reboiro]

Servicio para mañana

Capitán de campamento, Don José Marcos Gil

Oficial de fortificación, el teniente Don Ramón Cortés

El teniente ayudante

[Rúbrica] José Mouriño

Orden del Batallón 434º [109ª Brigada Mixta] del día 3 de noviembre de 1937 en el P. de M. [Puesto de Mando, casa] “La Galleguita”, [Don Benito, Badajoz] (1)

Artículo I. Se pone en conocimiento de todos los jefes de compañía que con toda urgencia remitirán a este P. de M. todo el armamento deteriorado que dentro de las mismas se encuentre, al objeto de ser reparado.

Cartera Militar de Identidad.

Artículo II. El soldado de la 2ª Cía, Eduardo López Sevilla, ha entregado en este P. de M., una cartera encontrada en los contornos de este campamento, conteniendo dineros (sic), documentos y un carnet de S.R.I. [Socorro Rojo Internacional] a nombre del soldado de la misma Cía, Antonio Caballero Nabarro (sic), lo que se publica en esta orden para que el interesado pase a recogerla.

El Comisario [del 434º Bón]

[Rúbrica] Antonio Rodríguez

El Capitán Jefe acctal.

 [Timoteo Reboiro]

Servicio para mañana

Capitán de campamento, Don Luis Escudero Puebla

Oficial de fortificación, el teniente Don Emiliano de la Rubia

El teniente ayudante

[Rúbrica] José Mouriño

Orden del Batallón 434º [109ª Brigada Mixta] del día 4 de noviembre de 1937 en el P. de M. [Puesto de Mando, casa] “La Galleguita”, [Don Benito, Badajoz] (1)

Servicio para mañana

Capitán de campamento, Don José Marco Gil

Oficial de fortificación, el teniente Don Alfredo Encarnado

El teniente ayudante

[Rúbrica] José Mouriño

Diario de operaciones de los batallones que componen la 109ª Brigada Mixta, de los días 1, 2, 3 y 4 de noviembre de 1937

433º Batallón, Subsector Peraleda, Badajoz

[No dispone de la documentación del mes de noviembre de 1937]

 434º Batallón, Puesto de Mando [casa] “La Galleguita”, [Subsector Don Benito] (2)

 Día 1 [de noviembre de 1937]

Hombres y bestias cruzan el río.

Continuando las fuerzas en las mismas posiciones (“La Galleguita”. Sector Don Benito), dedicándose las fuerzas que por turno les corresponde a trabajos de fortificación. El día 4 [de noviembre] se recibió un telegrama del jefe del Sector en el que comunicaba que, debido a la crecida del río, pasarían a Don Benito una sección de máquinas y una compañía; siendo la 4ª compañía y la 2º Sección de Ametralladoras las que se establecieron en dicho pueblo. A consecuencia de ello se tuvo que modificar la 1ª línea, quedando establecida en la forma siguiente: flanco derecho dos fusiles ametralladores que pueden cruzar fuego; y frente a Caserío, Remondo y Batanejos, tres secciones [de Ametralladoras] con su correspondiente material. En segunda línea quedan establecidas tres secciones para que cada cuatro días releven a las que se encuentran en primera línea. El enemigo ha hostilizado todos los días, en mayor o menor intensidad, nuestras posiciones, pero sin consecuencias. Debido al descenso del caudal del río, se ha modificado la 1ª línea, quedando establecida en la forma siguiente: flanco derecho la 1ª compañía, centro la 4ª compañía y flanco izquierdo la 3ª, con el correspondiente material.

El Teniente Mayor

[Bernardino] Martínez [Gómez]

[Sello impreso “Mayoría. 109 Brigada Mixta. 434º Batallón”]

[435º Batallón, Subsector Peraleda, Badajoz]

[No dispone de la documentación del mes de noviembre de 1937]

[436º Batallón, Vivac “Pedreño”, Granja de Torrehermosa, Badajoz]

[No dispone de la documentación del mes de noviembre de 1937]

[436º Batallón Cía Ametralladoras, Posición Pedreño (Granja de Torrehermosa), Badajoz] (3)

Día 1 [noviembre]. En el día de hoy y a las 13 horas se llevaron una máquina (La del Sargento Navajoz) a la Sierra Quemada.

A la 19.50 horas, pasó un avión el cual se ignora si es del enemigo o del Gobierno Leal.

El día ha transcurrido sin novedad.

Posición Pedreño 1-11-1937

[Sello impreso:”109 Brigada Mixta. 436 Batallón. Ametralladoras.”]

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Sthepan] Freissing

Servidores de una ametralladora Mayo-junio de 1937. Archivo privado A. Passaporte.

Día 2 [noviembre]. En el día de hoy y a las 9 horas se llevaron las dos máquinas que había en [la posición] el Madroño con dos de [la posición] Pedreño.

A las 10 horas quedaba hecho el relevo.

El día de hoy ha transcurrido sin novedad.

P.P. [Posición Pedreño] 2-11-1937

[Sello impreso:”109 Brigada Mixta. 436 Batallón. Ametralladoras.”]

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Sthepan] Freissing

Día 3 [noviembre]. En el día de hoy no ha habido nada de particular, pues la compañía se ha dedicado tan solamente a hacer guardia.

El día ha transcurrido sin novedad.

P.P. [Posición Pedreño] 3-11-1937

[Sello impreso:”109 Brigada Mixta. 436 Batallón. Ametralladoras.”]

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Sthepan] Freissing

Día 4 [noviembre]. En el día de hoy no ha ocurrido nada de particular pues la compañía se ha dedicado tan solamente a hacer guardia.

El día ha transcurrido sin novedad.

P.P. [Posición Pedreño] 4-11-1937

[Sello impreso:”109 Brigada Mixta. 436 Batallón. Ametralladoras.”]

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Sthepan] Freissing

(1) Archivo General Militar de Avila (AGMAv.), Zona Roja (ZR). “Copiador de las Ordenes Generales de esta Brigada [109].- 1937 y 1938”. AGMAV, C. 1063, 6; 65-68,71, 74.

(2) Archivo General Militar de Avila (AGMAv.), Zona Roja (ZR). “Diario de Operaciones: del 434º Batallón de esta Brigada [109].- 1937”. Armario (A)76 / Legajo (L) 1236 / Carpeta (C) 1 / Documento (D) 1-12.

(3) Archivo General Militar de Avila (AGMAv.), Zona Roja (ZR). “Diario de Operaciones: del 436º [y 435º] Batallón de esta Brigada [109].- 1937 y 1938”. Armario (A)76 / Legajo (L)1236 / Carpeta (C) 2 / Documento (D) 2.

Publicado en 1937, Órdenes, Operaciones | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La labor investigadora y represiva del Servicio de Información y Policía Militar (SIPM) durante la Guerra de España / Fernando Barrero Arzac

 

El punto de partida: La base documental

Desde el inicio de la acción violenta rebelde, el 18 de julio de 1936, los salvadores de la Patria, eran conscientes de que ésta debía ser eminentemente ofensiva y, así, en la Instrucción Reservada número 1 del general Mola una de sus bases técnicas establecía que “la acción ha de ser en extremo violenta, para reducir lo antes posible al enemigo […]. Desde luego, serán encarcelados todos los directivos de los partidos políticos, sociedades o sindicatos no afectos al Movimiento, aplicándose castigos ejemplares a dichos individuos, para estrangular los movimientos de rebeldía o huelgas”[1].

Pero como consecuencia del fracaso inicial del Golpe militar de los sublevados y la consiguiente Guerra Civil en la cual convirtieron los mismos la situación española, tuvieron que lucubrar y replantear su estrategia inicial de exterminio ideológico de una forma mucho más planificada, sistematizada y oculta. ¿Cómo detener, encarcelar, aplicar castigos sin una base informativa precisa, sin un aparato de obtención, procesado y suministro puntual de antecedentes y datos de millones de personas desafectas?[2] En 1937, la persona clave entre Mola y Franco para desarrollar la ingente tarea de información y represión que se avecinaba fue Marcelino de Ulibarri y Eguilaz, designado para llevar a cabo una tarea “noble y completa” en su grandeza de servicio al “Glorioso Alzamiento Nacional”: la creación del mayor depósito de información con fines represivos de la historia de España[3].

El 20 de abril, Franco dicta una Orden por la que se crea en Salamanca y bajo dependencia de su Secretaría, la Oficina de Investigación y Propaganda Anticomunista (OIPA), y la Delegación Nacional de Asuntos Especiales, por otra del 29 de mayo[4]. La primera tenía claramente unos fines contra propagandísticos, mientras que la segunda centraba sus actividades en los asuntos referentes a las sectas secretas, cuya documentación debía recoger para crear un archivo que permitiera “conocer, desenmascarar y sancionar a los enemigos de la Patria”.

A este desabrido cuadro pintado más arriba se le añadió el hecho de que las tropas franquistas desde el inicio de la contienda se preocuparon por recoger y acopiar pruebas que pudieran suministrar información referente a la actuación de sus enemigos, tanto dentro de la zona liberada como de la que iba cayendo a medida que sus éxitos militares favorecían la toma de nuevas plazas. Mediante el Decreto de 26 de abril de 1938, se creó la “Delegación del Estado para la Recuperación de Documentos” del Ministerio del Interior. Este nuevo servicio se fusionó junto con el de Asuntos Especiales, bajo la dependencia de la persona citada más arriba, y se coordinó con las Divisiones del Ejército que ocupaban los nuevos pueblos del frente conquistado.

Configuración del Servicio Secreto sublevado

En 1932, siendo Manuel Azaña ministro de la Guerra, se creó la Sección del Servicio Especial del Estado Mayor Central (SSE), con la función de controlar el antiextremismo. Durante la guerra, la SSE en la zona rebelde fue absorbida por el SIM (Servicio de Información Militar). El 14 de septiembre de 1936, el general Miguel Cabanellas Ferrer, máxima autoridad nominal de la Junta de Defensa Nacional, ordenó al coronel de infantería Salvador Múgica Buhigas que organizara un servicio secreto. El Cuartel General del nuevo SIM se estableció en los números 23-25 de la calle Almirante Bonifaz de Burgos[5].

Un objetivo primordial del recién creado SIM fue controlar las actividades y la filiación política de los españoles que vivían en las zonas ocupadas por los republicanos, “que a pesar de no tener una participación activa en el movimiento hayan prestado su colaboración con carácter voluntario a favor de los marxistas”[6].

Tras la dirección del coronel Múgica, en marzo de 1937 ocupó la máxima autoridad del control del SIM, el comandante Escartín, que lo hizo hasta mediados de mayo de 1937, en que fue sustituido en el cargo por el coronel Ungría, que fue el tercer jefe del SIM que se nombró en apenas siete meses, recomendado por el propio Generalísimo que sabía que era un hombre muy válido para el puesto.

Coronel José Ungría, máximo responsable del SIPM.

Ungría pretendía realizar un cambio y reorientar los objetivos de los servicios secretos hacia la situación de guerra y el personal militar, por lo cual debía llevarse a cabo en estrecha colaboración con el Cuartel General de Franco, razón por la cual era necesario trasladar físicamente la oficina central del SIM más cerca de la persona del Caudillo[7]. Sin embargo, la separación entre los asuntos políticos y los militares era más difícil de trazar de lo que él pensaba en un principio. Al dar al SIM una orientación política y militar, la cantidad de trabajo de la organización no disminuyó, sino que, por el contrario, se incrementó.

Pero el verdadero cambio dentro de los servicios se produjo cuando el 30 de noviembre de 1937 Franco firmó una orden secreta destinada a los Ejércitos de Operaciones. Dicha orden anunciaba la creación del SIPM y describía cuáles serían sus principales áreas de actuación dentro del campo de la inteligencia militar. El artículo primero afirmaba que el anterior Servicio de Información Militar (SIM) cambiaba su nombre a partir de entonces por el de Servicio de Información y Policía Militar (SIPM) [8].

Organización de la Sección del SIPM en el Ejército del Centro

Hasta marzo de 1938 no se ordenó poner en marcha la organización de la nueva estructura y distribución del servicio secreto que había promulgado Franco en 1937, y en lo que le concernió a la Sección SIPM de Ejército del Centro, su zona de acción fue dividida en diez Sectores correspondientes a otras tantas Comandancias[9]. A cargo de la máxima responsabilidad de esta Sección SIPM de Ejército se encontraba el comandante de Estado Mayor, Antonio Cores Fernández de Cañete, y su 2º jefe el capitán de artillería Antonio Fungairiño Nebot. El enlace con la 2ª Sección (Información) del Estado Mayor del Ejército de Operaciones del Centro, era el capitán Felipe Bertran Güell. El resto de las cabeceras quedaron repartidas en la forma que muestra la siguiente tabla.

 

Tabla con las cabeceras de los sectores del SIPM de Ejército del Centro y sus comandantes (Elaboración propia)[10]

Sector Localidad (Cabecera) Comandante
C-1 Sigüenza (Guadalajara) Capitán (Guardia Civil)

Enrique García de la Sierra

C-2 Sepúlveda (Segovia) Capitán

Justo Jiménez Ortoneda

C-3 Segovia Capitán

Joaquín García del Castillo

C-4 Cebreros (Ávila) Capitán (Guardia Civil)

Julio Pérez

C-5 Villa del Prado (Madrid) Comandante

Francisco Bonet

C-6 Villaviciosa de Odón (Madrid) Capitán (Guardia Civil)

Emilio Lledos Muñoz

C-7 Griñón (Madrid) Capitán (Guardia Civil)

Ángel González Prieto

C-8 Toledo Capitán (Guardia Civil)

Manuel Vila Rodríguez

C-9 Talavera de la Reina (Toledo) Capitán (Guardia Civil)

Rodrigo Arellano Requena

C-10 Trujillo (Cáceres) Capitán

Manuel Navarro Manzanares

 

La Comandancia que se encontraba en Trujillo (C-10), y cuyo comandante era el capitán Manuel Navarro Manzanares, jefe del Servicio de Información y Policía Militar del Sector, coincidía con el límite desde donde comenzaba ya la jurisdicción del Sector de la Sección SIPM del Ejército del Sur.

Los jefes de Sector podían proponer a la Sección del SIPM un oficial del Ejército o la Guardia Civil que actuara como 2º jefe y, al mismo tiempo, responsable del grupo B o de información, grupo policial, compuesto por personal que no llevaba uniforme. Se encargaban de reunir noticias procedentes de la zona enemiga y de realizar misiones secretas en su retaguardia.

Guardia Civil patrullando a pie la carretera. Foto de Dmitri Kessel.

Las fuerzas de la Guardia Civil de este Ejército, también desempeñaron las misiones características del nuevo Servicio de Información y Policía Militar y pasaron a depender de sus respectivos jefes de Sector, aunque el coronel de la Institución benemérita ejercía funciones de mando e inspección sobre los servicios peculiares de la misma. También se reforzó el servicio de vigilancia y orden público en todos los sectores de la zona de vanguardia que ocupaba el Ejército del Centro. Por ejemplo, en el Sector C-10, se utilizó el Batallón 338º, cuya Plana Mayor se encontraba también en Trujillo (Cáceres), y cuya unidad militar tenía repartidas el resto de sus compañías entre las localidades de Miajadas (Cáceres), Logrosán (Cáceres), Cañamero (Cáceres) y Navalvillar de Pela (Badajoz). Estas fuerzas eran empleadas por los comandantes de Sector de Policía Militar encuadradas con las de la Guardia Civil de que pudiesen disponer para ser distribuidas para la especial misión para la cual habían sido organizadas. Las nuevas unidades del SIPM estaban compuestas por personal de la reserva, desde el reemplazo de 1929 y anteriores. Creía Franco que sus miembros tenían que reclutarse en la región en la que fueran a operar los nacionales, y que debían ser hombres que conocieran bien la zona y tuvieran “intereses efectivos de venganza que les impulse a la acción que se trata de conseguir[11]”.

Los jefes del SIPM dentro de cada Sector estaban a disposición de los comandantes de cada División, quienes debían tener acceso a la información sobre la situación en campo enemigo a través de la red de agentes del SIPM. Por consiguiente, se establecía una relación permanente entre el SIPM y Estado Mayor de cada unidad militar. Además, los jefes del SIPM en el ámbito local debían comunicar diariamente al general de cada División la información reunida sobre el territorio enemigo. Esa misma información se hacía llegar al jefe del SIPM en Burgos, es decir al coronel Ungría, que a su vez informaba a Franco en su Cuartel General de lo más importante reunido sobre la situación enemiga[12]. Los comandantes de Policía Militar de Sector, mantenían un oficial o agente de enlace cerca de la 2ª sección de la División a que correspondiese su zona de acción.

Además de los Sectores y Comandancias del SIPM, dependían de la Sección SIPM de Ejército del Centro, las Redes provinciales de Policía Militar de Valladolid, Cáceres, Ávila, Segovia y Toledo. Cada una tenía su propio jefe que ocupaba su oficina en el Gobierno Militar y, para el caso de la provincia de Cáceres, este puesto lo asumía Manuel Navarro Manzanares, al mismo tiempo que ostentaba la comandancia del Sector C-10. Para demostrar la autoridad por la que eran revestidos durante el desempeño de sus servicios, estas fuerzas, disponían de unos distintivos para brazalete, que los distinguían del resto de las unidades.

Por último, ya hemos referido antes la misión de los grupos B o de Información que había en las zonas de cada Sector de Policía Militar, pero junto a éstos, existían otros dos tipos de grupos con diferentes cometidos: los grupos A o de vigilancia tenían como objetivo primordial la seguridad de las líneas de comunicación (ferrocarriles, puentes, carreteras, etc.) y el mantenimiento del orden entre la población. También era responsabilidad suya emprender acciones contra cualquier grupo de guerrillas o unidades mixtas republicanas que quisieran o lograran infiltrarse en el sector. Los grupos C o de exploración se ocupaban de las tareas de carácter más peligroso: incursiones, asaltos y sabotajes en el territorio republicano. Además debían colaborar con los grupos “A” para impedir que el enemigo llevara a cabo el mismo tipo de operaciones “irregulares” en la zona nacional[13].

Otro servicio que prestaban estas unidades era la recogida física de la documentación enemiga cuando ocupaban una nueva localidad. Acompañaban a la vanguardia de las unidades de operaciones del Ejército cuando éstas tomaban el lugar y acaparaban cualquier documento que ellos entendieran que fuera útil para ser utilizado como incriminación contra sus enemigos. Así lo corroboran las instrucciones secretas recibidas por las Divisiones[14].

Sobre este gran entramado documental, se sustentaron los ficheros que, los diversos Sectores que componían cada Sección SIPM de Ejército en que estaba organizado la masa total del Ejército sublevado al finalizar la guerra, utilizaron durante la inmediata posguerra, en los mismos frentes de combate, antes de que las tropas republicanas entregadas a las Divisiones franquistas pasaran a los campos de la retaguardia fascista, para que sin demora, pudieran ser acusados, bajo el correspondiente procedimiento sumarísimo, y tras  la urgentísima aprobación del fallo, se llevase a cabo la ejecución de la necesaria ejemplaridad de las sanciones a los individuos más significados con la República.

Organización de la Sección del SIPM en el Ejército del Sur

La jefatura del SIPM de Ejército del Sur la ocupaba el teniente coronel Mario González Revenga.

La jefatura del SIPM de Ejército del Sur la ocupaba el teniente coronel Mario González Revenga[15], nacido en Irún (Guipúzcoa) en 1893, al inicio del enfrentamiento bélico, desde el 3 de noviembre de 1936 hasta el 18 de abril de 1937, había permanecido preso en las cárceles de Porlier y Modelo de Madrid como prisionero de guerra. Fue puesto en libertad y tras huir a Francia volvió a entrar a España por Irún el 30 de enero de 1938. Destinado el 3 de marzo al cuartel general del Ejército del Sur, efectuó su incorporación en Sevilla el día 19, haciéndose cargo del mando del SIPM:

“Como Jefe del SIPM y fuerzas de Policía y Ocupación tomó parte en las operaciones que dieron comienzo el 20 de julio [1938] para ocupar la zona de la Serena […]. Desde 1º de enero [de 1939] como finó el año anterior al mando de los Batallones y Escuadrones que accidentalmente y como refuerzo de las tropas afectas al SIPM. fueron puestas a sus órdenes para perseguir a las Brigadas de Guerrilleros rojos infiltrados en Territorio Nacional en el sector de Montefrío (Granada) incorporándose seguidamente al cuartel General del Ejército establecido accidentalmente en Córdoba a consecuencia de la ofensiva Roja sobre el sector de Valsequillo y operaciones subsiguientes regresando a Sevilla el día 26 del mismo mes una vez terminada la contraofensiva propia. Asistió igualmente con el Cuartel General establecido inicialmente en Peñarroya (Córdoba) a las operaciones finales de la Campaña durante el mes de marzo al mando de las fuerzas del SIPM del Ejército del Sur, que para su misión de ocupación fueron reforzadas con nueve Batallones de Infantería, estableciendo los destacamentos en todos los pueblos desocupados de las provincias de Badajoz, Ciudad Real, Córdoba, Jaén, Granada y Almería”[16].

A mediados del mes de diciembre de 1938, se comunica a las fuerzas militares desde Sevilla, donde se encontraba la jefatura de la Sección SIPM de Ejército del Sur, que se modificaba la distribución en Sectores de la Policía Militar de la zona de vanguardia del Ejército, para organizar el Grupo del SIPM del IV Cuerpo de Ejército. La nueva estructura quedaba dispuesta de la siguiente forma:

Tabla con los Sectores de Policía Militar de la zona de vanguardia del Ejército del Sur. Diciembre de 1938 (Elaboración propia) [17].

Grupo SIPM Localidad de residencia del Grupo Sector Localidad de cabecera
 

II Cuerpo de Ejército

 

Villanueva de la Serena (Badajoz)

S-1 Villanueva de la Serena (Badajoz)
S-2 Monterrubio de la Serena (Badajoz)
 

IV Cuerpo de Ejército

 

Córdoba

S-3 Pueblonuevo (Córdoba)
S-4 Fuenteagría (Córdoba)
S-5 Bujalance (Córdoba)
 

III Cuerpo de Ejército

 

Granada

S-8 Cabra (Córdoba)
S-6 Granada
S-7 Lanjarón (Granada)

 

La Policía Militar del Sector S-1, cuya cabecera se localizaba en Villanueva de la Serena, era la que cubría la parte colindante o de contacto en la zona de vanguardia, con la unidad paralela del Sector C-10 de la Sección SIPM de Ejército del Centro, estudiada más arriba.

Así estaban las cosas en 1938, pero para el 20 de marzo de 1939, cuando ya se presentía el desplome enemigo en todos los frentes próximos que cubrían las Divisiones nacionales, la Sección SIPM de Ejército del Sur, ante la disyuntiva de ir teniendo que avanzar y liberar nuevos territorios, previendo la masa ingente de prisioneros que en un breve espacio de tiempo iban a caer en sus manos, recogió en unas nuevas directrices, la acción del Servicio que correspondería llevar a la práctica, a partir de entonces, a los Grupos, Sectores y Agrupación Móvil de Policía[18]. Entre otras pautas, se indicó que la zona ocupada quedaría en manos de las autoridades militares, manteniendo en ella el Estado de Guerra durante el tiempo que fuese preciso. También se estableció que cuando en el Sector hubiera una guarnición permanente de fuerzas militares, correspondería al jefe de las tropas la responsabilidad del orden público, en cuyo caso el jefe del Sector SIPM permanecería en calidad de delegado a las órdenes del jefe militar, aunque sus hombres y los puestos de la Guardia Civil ubicados en el Sector seguirían dependiendo del jefe del SIPM. Otro detalle que llama la atención, es que la Sección SIPM de Ejército del Sur urgía, en caso de avance de los Sectores, que sus ficheros pasaran a cargo de las Redes provinciales que fueron las que facilitaron los antecedentes de las personas registradas en ellos. Con esta medida mantenían centralizado y a salvo de extravíos, el aparato delator que daba cobertura a sus agentes para facilitar su conocimiento acerca del cargo y la significación político-social de los prisioneros.

Traslado de las tropas “nacionales” hacía su zona de concentración.

El 29 de marzo mediante la Instrucción general nº 27 del Ejército del Sur, se señalaba  a los escalones del SIPM, la nueva zona que se asignaba a cada uno de ellos[19] tras el rebasamiento inicial de las líneas enemigas. Previamente, habían sido agregados nueve batallones a los Sectores de reciente creación. Para montar los nuevos Sectores que se crearon en la provincia de Jaén, los que existían hasta entonces, es decir, los Sectores S-8, S-4 y S-5 se concentraron divididos en tres grupos cada uno. Dichos grupos se trasladaron respectivamente a Andújar (Jaén), Porcuna (Córdoba) y Baena (Córdoba), con objeto de seguir inmediatamente a los nuevos Sectores que se les asignaban (Jaén 1, Jaén 2 y Jaén 3), unidas a las fuerzas del Ejército de Ocupación (C. de E. de Andalucía al norte del Guadalquivir y C. de E. de Córdoba al sur del mismo río). Las unidades con las que se reforzaron en este caso fueron: 171 Bon América nº 23, 145 Bon Granada nº 6 y 156 Bon Argel nº 27, respectivamente, y su jefe superior era el comandante Canis.

Los Sectores de la provincia de Granada se establecieron concentrándose, para el caso del Sector S-1, a la inmediación de la columna que realizaba el recorrido Guadix-Baza (Granada) y, para el caso del Sector S-6, dividido en tres grupos, se colocaron a la inmediación de la columna antes citada uno de ellos, de la columna que marchaba de Granada a Iznalloz (Granada) el segundo grupo, y de la que marchaba de Motril (Granada) a Albuñol (Granada) el grupo restante. Estos Sectores se reforzaron con el: 160 Bon Arapiles nº 7 y el 146 Bon Lepanto nº 5; su jefe era el comandante Carracedo, del C. de E. de Extremadura.

Los Sectores de Almería, lo hicieron formando tres grupos con las fuerzas del Sector S-7, uno de los grupos siguió a la columna que marchaba a Guadix (Granada), Baza (Granada) y Purchena (Granada), a la columna que siguió la dirección Guadix (Granada)-Gergal (Almeria) otro, y el último grupo, siguió el avance con la columna de la costa desde Motril (Granada). La Agrupación Móvil, se concentró en Granada para marchar al Sector A-2, siguiendo a las dos columnas que partieron de Guadix (Granada). Al igual que los anteriores se reforzaron con el: 151 Bon Toledo nº 26 y 149 Bon La Victoria nº 28, respectivamente, y su jefe era el capitán Machado.

El mismo día 29 también quedaron establecidas las fuerzas de los nuevos Sectores de Ciudad Real y Córdoba-Badajoz. Se reforzaron con el: 159 Bon del Regimiento Oviedo nº 8 y el 148 Bon del Regimiento Cádiz nº 33, respectivamente, y su jefe era el comandante Ampliato.

 

Zona asignada a la Sección SIPM de Ejército del Sur. 29 marzo 1939 (Elaboración propia) [20].

Provincia Sector existente Zona de concentración Nuevo sector Unidad militar de refuerzo Jefe
Jaén S-8 Andújar (Jaén) J-1 (Jaén 1) 171 Bón

América nº 23

Comandante Canis
S-4 (Porcuna, Córdoba) J-2 (Jaén 2) 145 Bón

Granada nº 6

S-5 (Baena, Córdoba) J-3 (Jaén 3) 156 Bón

Argel nº27

Granada S-6 Guadix-Baza (Granada)  

160 Bón

Arapiles nº 7

 

 

146 Bón

Lepanto nº 5

 

Comandante Carracedo
Granada-Iznalloz

(Granada)

Motril-Albuñol (Granada)
Almería S-7 Guadix-Baza-Purchena (Granada) 151 Bón

Toledo nº 26

 

 

Capitán

Machado

Guadix-Gergal (Almería)
Motril (Granada)
Agrupación Móvil A-2 Granada A-2 (Almería 2) 149 Bón

La Victoria nº 28

Capitán

Machado

Ciudad Real 159 Bón

Oviedo nº 8

Comandante Ampliato
Córdoba-Badajoz 149 Bón

Cádiz nº 33

Comandante Ampliato

 

Dos compañías de infantería afectas circunstancialmente a la Agrupación Móvil, se concentraron en Pueblonuevo (Córdoba), relevando en los Campos de concentración de La Granjuela, Los Blázquez y Valsequillo (todos en la provincia de Córdoba) a las fuerzas del Sector S-1, quedaron encargadas de la custodia de los prisioneros.

Los nuevos Sectores que se crearon se denominaron abreviadamente por sus iniciales y números, y sus cabeceras radicaban en los siguientes lugares: la del Sector C.R. en Almodóvar del Campo (Ciudad Real), la del Sector B.C. [Badajoz-Córdoba] en Pozoblanco (Córdoba), la del Sector J-1 en Jaén, la del Sector J-2 en Linares (Jaén), la del Sector J-3 en Villacarrillo (Jaén), la del Sector G-1 en Guadix (Granada), la del Sector G-2 en Baza (Granada), la del Sector A-1 en Almería, y la del Sector A-2 en Huercal Overa (Almería).

 

Denominación de los nuevos sectores asignada a la Sección SIPM de Ejército del Sur. 29 marzo 1939 (Elaboración propia)  [21].

Nuevo sector Localidad de cabecera
C.R. (Ciudad Real) Almodóvar del Campo (Ciudad Real)
B.C. (Badajoz-Córdoba) Pozoblanco (Córdoba)
J-1 (Jaén 1) Jaén
J-1 (Jaén 2) Linares (Jaén)
J-1 (Jaén 3) Villacarrillo (Jaén)
G-1 (Granada 1) Guadix (Granada)
G-2 (Granada 2) Baza (Granada)
A-1 (Almería 1) Almería
A-2 (Almería 2) Huercal Overa (Almería)

 

Pero días después, una nueva circular secreta de la Sección SIPM de Ejército del Sur a los Grupos y Sectores, el 7 de abril de 1939, informaba que por resolución del Generalísimo la zona de acción del Ejército del Sur quedaba incrementada con la parte de la provincia de Badajoz que había sido liberada, cediendo al Ejército del Centro la parte de Ciudad Real que anteriormente se le había señalado. Como consecuencia de ello, los Sectores de Policía Militar se agruparon de la siguiente forma[22]:

Sectores que forman Grupos Mando de cada Grupo
Sector de Badajoz Comandante de la Guardia Civil

Manuel Carracedo

Sector de Córdoba
Sectores de Jaén Comandante de Infantería

Antonio Ampliato

Sectores de Granada Comandante de la Guardia Civil

Luis Canis

Sectores de Almería Capitán de la Guardia Civil

Manuel M Machado

 

Las fuerzas del Ejército del Sur relevan al Ejército del Centro en todos los pueblos de la provincia de Badajoz

Portalón de entrada al cortijo que fuera campo de concentración Zaldívar.

Cuando se dictaron las órdenes para que las grandes unidades del Ejército del Centro ocuparan los Campos de Concentración que existían en las provincias de Cáceres y Toledo, y que éstas, a su vez, entregaran al Ejército del Sur todos los Campos que tuvieran establecidos en la provincia de Badajoz, se puntualizaron el día y la hora en la que las nuevas normas tenían que entrar en vigor, y se marcó para ello las 0 horas del día 28 de abril[23]. Anticipándose en unas horas a la entrada en vigor de la Orden, el día 26 de abril los 2.284 prisioneros encerrados en uno de los Campos de Concentración llamado Zaldívar, pasan a manos del Ejército del Sur[24]. Lo mismo sucedió, más adelante, con los de Siruela, Fuenlabrada de los Montes, Castilblanco, Palacio Cíjara, Jaeña y Valdecaballeros, todos en la provincia de Badajoz, y mucho nos tememos que durante estos primeros días de la caída de los frentes republicanos, un plan sistematizado de localización y eliminación de los más destacados y significados combatientes, fuese aplicado en éstos y otros lugares de internamiento y suplicio, como Los Blázquez, La Granjuela y Valsequillo, en la provincia de Córdoba, o Lillo, Alcubillete, Cabrillo-Calaña, Mora, Ocaña, San Bernardo, San Martín de Pusa y Talavera, en las provincias de Toledo y Ciudad Real.

Como puede observarse por lo dicho hasta aquí, todo estaba muy bien dispuesto para caer sobre los soldados republicanos conforme las operaciones realizadas en la zona, bajo la denominada Ofensiva de la Victoria, iban proporcionando sus frutos, conquistando territorio enemigo. Porque paralelamente al avance de los Ejércitos de Operaciones, es decir, de las fuerzas regulares, iban deslizándose y tomando posiciones, estas otras unidades que podemos denominar como la policía política de Franco.

Una gran ventaja para los nacionales fue el hecho de que pudieran apoyarse en los servicios secretos alemanes e italianos siempre que necesitaron información adicional, adiestramiento o medios tecnológicos para mejorar sus operaciones[25]. En julio de 1938 se había firmado un importante acuerdo secreto de colaboración entre las policías nazi y franquista. Su finalidad era estimular una estrecha colaboración entre una y otra. Los encargados de firmar este documento fueron el general Martínez Anido, ministro de Orden Público y Himmler, el siniestro jefe de las SS y la policía[26]. A cambio de las buenas relaciones con los servicios secretos del Eje, el régimen de Franco consiguió prolongar la afluencia hacia España de conocimientos técnicos que había dado comienzo en 1936 y que permitió a su propio aparato de seguridad alcanzar un buen nivel de eficacia que, de no haber sido así, habría resultado imposible para una potencia aislada y de segunda fila como España[27].

Estas fuerzas especiales de policía y ocupación estaban preparadas para limpiar de forma coordinada y sistematizada cualquier pequeño atisbo de resistencia durante su avance final. Ya sabemos que nuevos batallones fueron agregados a estas unidades ante la gran cantidad de pueblos que fueron cayendo y Campos de Concentración provisionales de prisioneros que se establecieron sobre la marcha, y que necesitaban ser custodiados y controlados por este tipo de tropas. Por ello los batallones enumerados más arriba fueron afectos al SIPM del Ejército del Sur[28].

Bajo el criterio de lo recogido más arriba, adquiere mayor solidez la idea de que el cambio de jurisdicción de los prisioneros recluidos en los Campos de Concentración de la provincia de Badajoz, también se efectuó entre este tipo de unidades policiales y, no solo, entre unidades de fuerzas regulares. Todo el plan de represión y exterminio se llevó bajo el más absoluto secreto. La nota secreta que el 26 de abril, la Sección SIPM de Ejército del Sur envió a las Redes Provinciales, Sección Regional, Comandancias de la Guardia Civil, 1ª, 2ª, 3ª y 4ª secciones de E.M., Jefatura del SIPM destacada de Cataluña y secciones SIPM de los Ejércitos del Centro y Levante, indicaba que:

 

“[Sello impreso “Secreto”] Se acompaña un cuadro expresivo de los partidos judiciales que comprende cada uno de los Sectores de Policía militar dependientes de esta Sección de Ejército en la cual destacan las cabeceras de dichos Sectores y la denominación abreviada de cada uno de ellos.

Ejército del Sur. Sección del S.I.P.M.

 

Tabla con las cabeceras de los diferentes sectores de SIPM de Ejército del Sur (Elaboración propia).[29]

Sector Policía Militar

(SIPM)

Cabecera Partidos Judiciales

 

B [Badajoz] Talarrubias (Badajoz) Herrera del Duque

Puebla de Alcocer

C [Córdoba] Pozoblanco (Córdoba) Hinojosa del Duque

Montoro

J-1 [Jaén-1] Jaén Andújar

Martos

Alcalá la Real

J-2 [Jaén-2] Linares (Jaén) La Carolina

Baeza

Mancha Real

Úbeda

Huelma

J-3 [Jaén-3] Villacarrillo Orcera

Cazorla

G-1 [Granada-1] Guadix Iznalloz

Ugijar

Albuñol

G-2 [Granada-2] Baza Huescar
A-1 [Almería-1] Almería Purchena

Gergal

Canjovar

Berja

A-2 [Almería-2] Huercal Overa Vélez Rubio

Cabo de Vera

Vera

Sorbas

 

Brazalete distintivo de los miembros del SIPM,

¿De quién dependía orgánicamente el SIPM? En otras palabras: ¿ante quién era responsable? La respuesta la daba el artículo 1 del nuevo reglamento: “La Jefatura del SIPM dependerá directamente de S.E. el Generalísimo, cursando todos los asuntos corrientes por conducto del General Jefe del E. M. General”. La dependencia orgánica recaía pues directamente en Franco, mientras que la gestión diaria de los servicios sería una atribución del general Martín Moreno[30].

Los prisioneros del Campo de Concentración de Zaldívar, por ejemplo, respetaban el recuerdo del general Franco, y comentaban entre ellos, que el trato denigrante y despiadado que estaban recibiendo, no lo podría haber ordenado el Generalísimo. Pero sus guardianes les recalcaban siempre lo mismo, “que eran órdenes de Franco”[31]. Otro testimonio que corrobora el absoluto conocimiento e implicación, por parte del Jefe del Estado, de lo que estaba sucediendo en los Campos de Concentración provisionales, es el del escribiente de las compañías de la 109ª Brigada Mixta, Francisco Buj, al que como no le llegaban los avales que había solicitado a su familia para salir del Campo, recurre a la amistad de unas muchachas de Navalvillar de Pela (Badajoz), de las cuales se entera que una de ellas era hija del alcalde. Éste y su hija se presentan en el Campo, interceden por el preso al que reconocen y del cual respondían, pero el jefe del Campo esgrimía muchas negativas aun siendo compañeros como habían sido, la de más peso era que “Son órdenes de Franco y no puedo dejar salir a nadie hasta que se reciban los avales de sus pueblos”[32].

Franco elaboró personalmente, mediante las instrucciones del 27 de marzo y 6 de abril de 1939, las normas con las que se debían organizar los primeros Campos de Concentración provisionales. Pero los jefes de las Divisiones nacionales tenían potestad para establecer el sitio más conveniente por razones de higiene, vías de comunicación y emplazamiento del lugar donde iba a realizarse la entrega, y en el caso de no existir lugares capaces para albergar a todo el contingente previsto, señalar varios cortijos que se considerarían como uno solo[33]. En las inmediaciones de Casas de Don Pedro (Badajoz), se habían acondicionado el citado cortijo “Casa de Zaldívar” y otro cortijo cercano “Casa de la Boticaria”, pero fue el primero el que dio nombre al complejo concentracionario. Este Campo provisional, tuvo como objeto primordial servir como escalón intermedio entre el Puesto de mando del Regimiento que los había recogido, “en el que al propio tiempo que se llevan a cabo el cumplimiento de misiones que no admiten demora, se hacía posible una permanencia mayor de los prisioneros y presentados”, y el Centro de Reunión, es decir, el gran Campo de Concentración de Castuera, a donde iban a parar,”[34].

Organización de los Servicios de Justicia en la zona del frente

Prisioneros republicanos recostados sobre la tierra.

Al constituirse los Servicios de Justicia de los frentes durante el mes de marzo de 1939, las Divisiones militares habían habilitado un mecanismo propio, mediante el cual a los soldados que se habían entregado, antes de trasladarlos bajo la responsabilidad de la Inspección de Campos de Concentración de Prisioneros (ICCP), para una mayor y más rápida resolución de los asuntos de justicia, se les hacía pasar por una primera criba. Es aquí donde tiene sentido la frase anteriormente recogida: se llevan a cabo el cumplimiento de misiones que no admiten demora. El objeto de esta medida, no podía ser otro que el de localizar al mayor número de prisioneros con cargos y denuncias para ponerlos a disposición de la Auditoría del Ejército de Ocupación, y que ésta dispusiera en el plazo más breve posible la ejecución de la sentencia. Así se infiere de un telegrama que envía la Sección SIPM del Cuartel General del Ejército del Sur al Auditor del Ejército del Sur, en agosto de 1938 desde Sevilla:

“Con esta fecha digo al Ilmo. Sr. Auditor de este Ejército:

Disponga V.E. lo conveniente, para que en lo sucesivo se proceda en todo caso, aún en aquellos en que se deduzcan gravísimas responsabilidades imputables a prisioneros o presentados, a la formación inmediata del correspondiente procedimiento sumarísimo, interesando si ello es necesario, urgentísima aprobación del fallo que se dicte para la necesaria ejemplaridad de las sanciones. Lo que traslado para conocimiento y efectos.- Acuse recibo. Firmado por el Coronel Jefe de Estado Mayor”[35].

Llama la atención en este telegrama, que sea la propia Sección SIPM de Ejército la que recomiende, a la propia Auditoría, que forme un Procedimiento Judicial Sumarísimo, aún en aquellos casos en que se vea claramente gravísimas responsabilidades en los individuos, sin que por ello hubiese necesidad de tener la obligación de instruirlo (para acabar con el detenido hubiera sido suficiente la aplicación del Bando de Guerra). Como si fuese la propia Sección la más interesada en revestir cada ejecución como una representación de legalidad.

En las ciudades importantes más cercanas a los frentes donde las Divisiones del Ejército del Sur tenían prevista la entrega en masa de las tropas republicanas se constituyeron nuevos Consejos de Guerra y Juzgados militares:

“1º En cada una de las plazas de Villanueva de la Serena, Pueblonuevo, Córdoba, Bujalance, Baena, Granada y Lanjarón se constituirá un Consejo de Guerra Permanente, y un número de Juzgados militares proporcionado que, entenderá en los procedimientos que haya que incoarse en las demarcaciones que se asignen a dichas plazas, que son las siguientes:

“1.ª Villanueva de la Serena.- Toda la zona de Badajoz.

2ª Pueblonuevo.- Partidos Judiciales de Hinojosa del Duque y Pozoblanco.

3ª Córdoba.- El resto de la provincia.

4ª Bujalance.- Partidos judiciales de Andújar, Linares y La Carolina.

5ª Baena.- Jaén, Martos, Mancha Real, Huelma, Ubeda, Villacarrillo, Cazorla, Orcera y Baeza.

6ª Granada.- Zona N. de las provincias de Granada y Almería

7ª Lanjarón.- Zona Sur de las provincias de Granada y Almería

2º Los Jueces instructores se trasladarán a las distintas plazas de las Demarcaciones respectivas conforme se vayan liberando, para instruir las causas que habrán de seguirse por el procedimiento Sumarísimo de Urgencia.

Los Consejos de Guerra se podrán trasladar también a cualquier plaza de las localidades de su zona, si el número y gravedad de los procedimientos lo requiere, o bien funcionar, en la población que se considere más apropiada, todo a juicio del Auditor o su Delegado”[36].

Campo de concentración situado a 700 metros de la línea de trincheras y en el que fueron internados en condiciones penosas 4.000 soldados republicanos vigilados por tropas.

Para ilustrar con un caso esta situación recogemos lo escrito en el texto del expediente del teniente auditor de 2ª, José Manuel Coloma y Escriva de Romaní que:

“al constituirse los llamados servicios de Justicia de los frentes y dividirse a los efectos en varias zonas el territorio del Ejército del Sur, fue designado por el Ilmo. Sr. Auditor con fecha 14 de marzo [de 1939] Delegado de su Autoridad y Jefe de dichos Servicios en la zona 4ª comprensiva de los Partidos Judiciales de Linares, Andújar y La Carolina; el día 25 del propio mes marchó a la plaza de Bujalance para organizar los servicios de la Delegación, presentándose al General Jefe de la División 31. Los días 30 y 31 del propio mes marchó a las plazas de Andújar, Bailén y Linares al ser liberadas, constituyendo en ellas las comisiones gestoras y pernoctando en la primera de las citadas plazas, desde la que regresó el día 31 [marzo] a Bujalance. El 1º [de abril] se trasladó a Linares donde instaló los servicios de la Jefatura a cuyo frente permaneció hasta el 22 de noviembre […]”[37].

Se crean expresamente para el momento concreto de la primera represión nada más derrumbado y entregado el ejército republicano, los Servicios de Justicia de los Frentes, a los cuales se dota de personal militar jurídico. Sabemos quién era el Delegado del Auditor del Ejército en la plaza de Bujalance (Córdoba) y su demarcación, que estaba bajo la autoridad del jefe de la 31ª División nacional y con el que “todas las Autoridades tanto militares como civiles cooperarán con el mayor celo a esta acción rápida de la justicia, complemento esencial del éxito militar, dando toda clase de facilidades para instalación, traslados, información y cuantos medios requieran los Consejos y Juzgados. En especial habrán de mantener el más perfecto acuerdo en sus funciones con las Autoridades Judiciales, los Servicios de Información, Guardia Civil, Orden Público y Policía”[38].

 

[1] Beltrán Güell, Felipe (1939). Preparación y desarrollo del Alzamiento Nacional. Ensayo histórico, Librería Santarén, Valladolid, pp. 119-123. El subrayado es mío.

[2] Navarro Bonilla, Diego. Morir matando. Espuela de Plata, Sevilla, 2012, p. 261.

[3] Ibid., p. 260.

[4]Turrión, María José. El Censo Rojo franquista: tres millones de sospechosos. “El País”. http://blogs.elpais.com/historias/2014/05/el-censo-rojo-franquista.html. [Leído, 16/V/2016].

[5] Heiberg, Morten y Ros Agudo, Manuel. La trama oculta de la Guerra Civil : Los servicios secretos de Franco (1936-1945). Crítica, Barcelona, 2006, p. 48.

[6] Ibid., p. 49.

[7] Ibid., p. 92.

[8] Ibid., p. 94.

[9] AGMAv, Cuartel General del Generalísimo (CGG) SIPM. “Órdenes de organización del Servicio de Información de Policía Militar (SIPM), 1938-39”. También en: C.2951, Cp.5, D.1-11.

[10] AGMAv, Cuartel General del Generalísimo (CGG) SIPM. “Órdenes de organización del Servicio de Información de Policía Militar (SIPM), 1938-39”. También en: C.2951, Cp.5, D.1-11.

[11] Heiberg, M. y Ros Agudo, M. (2006): op. cit., p. 185.

[12] Heiberg, M. y Ros Agudo, M. (2006): op. cit., p. 96.

[13] Heiberg, M. y Ros Agudo, M. (2006): op. cit., p. 95-96.

[14]AGMAv, (DN).”Información. Instrucciones sobre prisioneros y presentados y sobre recogida de documentación enemiga, de fecha 29 y para Comandantes Militares, de fecha 30. Marzo 1939”. A.23/L.1/C.34. AGMAv. C.1501, Cp.30, D.1.

[15] Fort, Roque. Irunés ilustre. El general de ‘Martindocenea’. En: Revista El Bidasoa, 28 de junio de 1960; nº 777.

[16] AGMSg, “Copia del Expediente compulsado de la Hoja de  Servicios de D. Mario González Revenga”.

17AGMAv, Cuartel General del Generalísimo (CGG) SIPM. “Correspondencia de Organización del SIPM en el Ejército del Sur, 1938-39”. También en: C.2917, Cp.26, D.4.

18 AGMAv, Cuartel General del Generalísimo (CGG) SIPM. “Correspondencia de Organización del SIPM en el Ejército del Sur, 1938-39”. C.2917, Cp.26, D.17.

19AGMAv, Cuartel General del Generalísimo (CGG) SIPM. C.2917, Cp.26, D.6-9.

20AGMAv, Cuartel General del Generalísimo (CGG) SIPM. “Correspondencia de Organización del SIPM en el Ejército del Sur, 1938-39”. También en: C.2917, Cp.26, D.4.

21AGMAv, Cuartel General del Generalísimo (CGG) SIPM. “Correspondencia de Organización del SIPM en el Ejército del Sur, 1938-39”. También en: C.2917, Cp.26, D.4.

22 AGMAv, Cuartel General del Generalísimo (CGG) SIPM. “Correspondencia de Organización del SIPM en el Ejército del Sur, 1938-39”. C.2917, Cp.26, D.18.

[23] AGMAv. DN, “Operaciones. Ordenes generales.- Ordenes núms. 2 y 3 de los días 3 y 26 [de abril], de esta Agrupación.-Abril 1939”. C.1502, Cp.31.

[24] AGMAv. DN, “Ejército del Sur.- Organización: prisioneros y presentados.-Abril 1939”. C.1260, Cp.27, D. 1-3.

25  Heiberg, M. y Ros Agudo, M. (2006): op. cit., p. 260.

[26]  Heiberg, M. y Ros Agudo, M. (2006): op. cit., p. 21.

[27] Heiberg, M. y Ros Agudo, M. (2006): op. cit., p. 266.

[28] Barrero Arzac, Fernando. Historia y tragedia de la 109ª BM en el Campo de Zaldívar (Badajoz). AMHyJA; CGT.A, 2010. pp., 64-65.

[29] AGMAv, Cuartel General del Generalísimo (CGG) SIPM. “Órdenes de organización del Servicio de Información de Policía Militar (SIPM), 1938-39”. También en: C.2951, Cp.5, D.1-11.

[30] Heiberg, M. y Ros Agudo, M. (2006): op. cit., p. 97.

[31] Buj Pastor, Francisco. Memorias de la Guerra Civil (1936-1939). Tarrasa, 1980: p. 48.

[32] Ibid., p. 48.

[33] AGMAv, (DN). “Información. Instrucciones generales.- Instrucción nº 4, del día 10  [de abril] Campos de Concentración de prisioneros.- Abril 1939”.  A.23/ L.1, C. 34, D.1. También en: AGMAv, C.1501, Cp.34.

[34] AGMAv, (DN).“Información. Instrucciones sobre prisioneros y presentados y sobre recogida de documentación enemiga, de fecha 29 y para Comandantes Militares, de fecha 30. Marzo 1939”. A.23/ L.1, C. 30, D.1. También en: AGMAv, C.1501, Cp.30.

[35] Referencia hecha llegar por Antonio D. López Rodríguez, investigador y autor de Cruz, bandera y Caudillo: El Campo de Concentración de Castuera. CEDER-La Serena, 2006.

[36] AGMAv, (DN).“Organización. Ordenes generales del Ejército del Sur, Marzo 1939: Organización de los Servicios de Justicia en la zona del Frente”. A.18/ L.5, C. 20, D.1. También en: AGMAv, C.1259, Cp.20, D.1/20.

[37] AGMSg, “Expediente compulsado de la Hoja de Servicios de D. José Manuel Coloma y Escrivá de Romaní”.

[38] AGMAv, (DN).“Organización. Ordenes generales del Ejército del Sur, Marzo 1939: Organización de los Servicios de Justicia en la zona del Frente”. A.18/ L.5, C. 20, D.1. También en: AGMAv, C.1259, Cp.20, D.1/20.

Publicado en 1939, Desaparición forzosa, Investigaciones, Las Boticarias, Policía política, Servicios Secretos, SIPM, Violencia, Zaldívar | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Partes militares del Subsector Peraleda (Badajoz) y de las unidades de la 109ª Brigada Mixta, del día 31 de octubre de 1937

Orden General del Subsector y de la [109ª] Brigada [Mixta] del día 31 de octubre de 1937 en Peraleda [del Zaucejo, Badajoz] (1)

I. Prevención. Se pone en conocimiento de los habilitados de la Brigada, la necesidad de que, en el menor tiempo posible, ponga al corriente [de] sus haberes a todo el personal que integra la misma.

Al mismo tiempo se recuerda a los jefes de Batallón, la obligación que tienen de disponer que, en las secciones teóricas, se instruya a la tropa, de la forma de percibir sus haberes caso de ausentarse de la Brigada y la necesidad de justificar en el punto en que se encuentre el día 1º de cada mes.

Fuerzas republicanas cruzan el río por un puente de pontones.

Fuerzas republicanas cruzan el río por un puente de pontones.

II. Organización. El Ministro de Defensa Nacional dispone que, las Brigadas Mixtas, tengan un capitán de Zapadores. Destinándose a este fin a la Brigada el siguiente personal de la compañía de Zapadores de la División: tenientes del Ejército, D. Saturnino González Santi; sargento de Milicias, D. Miguel López Rebollo; sargento de Milicias D. Raimundo Ruiz Aguilar. Del Batallón de Zapadores del VII Cuerpo de Ejército, 29 soldados. La actual sección de Zapadores, queda formando parte integrante de la compañía, que con esta fecha se marca. El Comisario de la Brigada [109ª]: [Francisco López] Real. D.O. [De Orden] del jefe accidental del Subsector [de Peraleda del Zaucejo, Badajoz], el jefe de E. M. [Estado Mayor] [Juan Pedro] Fernández [del Campo].

Orden del Batallón 434º [109ª Brigada Mixta] del día 31 de octubre de 1937 en el Puesto de Mando [casa] “La Galleguita”, [Don Benito, Badajoz] (1)

Artículo I. En el día de mañana y a las 9 horas, la compañía de retaguardia, estará reunida sin faltar un solo hombre, comunicándolo acto seguido a este P. de M. [Puesto de Mando].

Artículo II. Habiéndose encontrado el soldado David Estrada Soler una máquina de afeitar y cinco cuchillas, se publica en esta Orden para que el dueño pase a recogerla a este P. de M.

Artículo III. Para que sirva de estímulo de todos los componentes de este Batallón, el

Capitán de ametralladoras de una Brigada Mixta.

Capitán de ametralladoras de una Brigada Mixta.

soldado Domingo Alfaro, ha entregado a esta Jefatura el reloj que, en días anteriores, se le había perdido al teniente ayudante D. José Mouriño.

El Comisario [del 434º Bón]

[Rúbrica] Antonio Rodríguez

El Capitán Jefe acctal.

 [Timoteo Reboiro]

Servicio para mañana

Capitán de campamento, Don José Marco Gil

Oficial de fortificación, el teniente Don Alfredo Encarnado

El teniente ayudante

[Rúbrica] José Mouriño

Adicción a la Orden del día de ayer:

Artículo único. Se convoca para esta tarde a las 3 horas (Día 1 noche), a todos los jefes y oficiales de este Batallón para una junta económica, al objeto de nombrar oficial del Servicio de Información de este Bón [Batallón].

El Comisario [434º Bón]

[Rubricado] Antonio Rodríguez

El Capitán Jefe acctal.

 [Timoteo Reboiro]

Diario de operaciones de los batallones que componen la 109ª Brigada Mixta, del día 31 de octubre de 1937

433º Batallón, Subsector Peraleda, Badajoz

[No dispone de la documentación del mes de octubre de 1937]

 434º Batallón, Puesto de Mando [casa] “La Galleguita”, [Don Benito][Subsector Don Benito, Badajoz] (2)

[Continuando las fuerzas en el mismo lugar y posiciones]… Finó el mes.

Malpartida [de la Serena] 31 [de] octubre 1937

El Teniente Mayor

[Rúbricado] [Bernardino] Martínez [Gómez]

[Sello impreso “Mayoría. 109 Brigada Mixta. 434º Batallón”]

[435º Batallón, Subsector Peraleda, Badajoz]

[No dispone de la documentación del mes de octubre de 1937]

[436º Batallón, Vivac “Pedreño”, Granja de Torrehermosa, Badajoz] (3)

Sin novedad.

Puesto de Mando, Posición “Pedreño” [Granja de Torrehermosa, Badajoz]

31 de octubre de 1937

El Comisario de Batallón

[Rubricado] [Francisco] Veliz

El Capitán Jefe Acctal

                                           [Rubricado] Arcadio Bonilla [Fraile] 

[436º Batallón Cía Ametralladoras, Posición Pedreño (Granja de Torrehermosa), Badajoz] (4)

Servidores de una sección de ametralladoras.

Servidores de una sección de ametralladoras.

Día 31 [de octubre]. En el día de hoy no ha ocurrido nada de particular.

La compañía se ha dedicado tan solamente (sic) a hacer guardia.

El día ha transcurrido sin novedad.

Posición Pedreño, 31 de octubre de 1937

[Sello impreso:”109 Brigada Mixta. 436 Batallón. Ametralladoras.”]

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Sthepan] Freissing

 

(1) Archivo General Militar de Avila (AGMAv.), Zona Roja (ZR). “Copiador de las Ordenes Generales de esta Brigada [109].- 1937 y 1938”. AGMAV, C. 1063, 6; 70, 64-65.

(2) Archivo General Militar de Avila (AGMAv.), Zona Roja (ZR). “Diario de Operaciones: del 434º Batallón de esta Brigada [109].- 1937”. Armario (A)76 / Legajo (L) 1236 / Carpeta (C) 1 / Documento (D) 1-12.

(3) Archivo General Militar de Avila (AGMAv.), Zona Roja (ZR). “Diario de Operaciones: del 436º [y 435º] Batallón de esta Brigada [109].- 1937 y 1938”. Armario (A)76 / Legajo (L)1236 / Carpeta (C) 2 / Documento (D) 1-9.

(4) Archivo General Militar de Avila (AGMAv.), Zona Roja (ZR). “Diario de Operaciones: del 436º [y 435º] Batallón de esta Brigada [109].- 1937 y 1938”. Armario (A)76 / Legajo (L)1236 / Carpeta (C) 2 / Documento (D) 2.

Publicado en 1937, Órdenes, Batallones, Operaciones | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Partes militares del Subsector Peraleda (Badajoz) y de las unidades de la 109ª Brigada Mixta, de los días 27, 28, 29 y 30 de octubre de 1937

Orden General del Subsector y de la [109ª] Brigada [Mixta] del día 29 de octubre de 1937 en Peraleda del Zaucejo [Badajoz] (1)

La Orden General de la [37ª] División de fecha 24 del actual [octubre] dice:

Panel informativo del Servicio de Sanidad de una División republicana.

Panel informativo del Servicio de Sanidad de una División republicana.

I. Sanidad: Teniendo necesidad de proveerse en esta plaza de un grupo de dadores de sangre que en un momento dado puedan ser utilizados para ofrecer la suya con fines sanitarios, el personal perteneciente a este Cuerpo de Ejército que desee formar parte del mismo [se muestre atento] para pasar por el [Hospital] Militar de esta plaza, el sábado y domingo próximo, al solo efecto de ser relacionados y recibir instrucciones para ser examinados. Lo que se publica en la General de este día para conocimiento y cumplimiento. El Comisario de la Brigada [109ª]: [Francisco López] Real. D.O. [De Orden] del jefe accidental del Subsector [de Peraleda del Zaucejo, Badajoz], el jefe de E. M. [Estado Mayor] [Juan Pedro] Fernández [del Campo].

Orden General del Subsector y de la [109ª] Brigada [Mixta] del día 30 de octubre de 1937 en [el Puesto de Mando] de Peraleda [del Zaucejo, Badajoz] (1)

19-cupones-de-racionamientoArtículo I. Justicia: La Orden General de la [37ª] División de fecha 27 del actual [octubre] dice: En el día de hoy se celebrará en este Cuartel General [Castuera] el Juicio sumarísimo contra los soldados, Rafael Valentín González, y cuatro más, por el delito de mutilación voluntaria, formándose el Tribunal que se constituirá a las 17 horas de la siguiente forma: Presidente: Mayor de Infantería afecto a este Cuartel General D. Luis Recuence López; vocales: Capitán de Infantería de este Cuartel General D. José Pizarro García y el de la misma clase y destino D. Andrés Antón del Valle. Suplente, Capitán de Infantería, Comandante militar de esta plaza D. Rafael Morales Navarro. Vocal técnico: soldado-letrado D. Hermógenes Pacheco y Comisario D. Manuel Lorenzo González. Lo que se publica en la General de este día para conocimiento y cumplimiento. El Comisario de la Brigada [109ª]: [Francisco López] Real. D.O. [De Orden] del jefe accidental del Subsector [de Peraleda de Zaucejo, Badajoz]. El jefe de E. M. [Estado Mayor] [Juan Pedro] Fernández [del Campo].

Adición a la Orden del Subsector y de la Brigada del día de ayer [día 29 de octubre]

I. Mandos: El día de hoy, el capitán Don Isaac Martín Casado, hará entrega del mando del 433º Batallón al de igual empleo, Don Geromo Vidal Romay.

II. Destinos: El capitán Don Isaac Martín Casado es destinado al 435º Batallón donde causará alta en la próxima revista de Comisarios. Así mismo el capitán Don Vicente Martín del 435Bón  es destinado al 433Bón  donde causará alta.

Orden del Batallón 434º [109ª Brigada Mixta] del día 27 de octubre de 1937 en el Puesto de Mando [casa] “La Galleguita”, [Don Benito, Badajoz] (1)

Artículo I. Se les recuerda a los capitanes y tenientes comandantes de Cía [compañía] que siempre que se encuentren en retaguardia se dedicarán a instrucción teórica a las horas ya indicadas en días anteriores.

El Comisario [del 434º Bón]

[Rúbrica] Antonio Rodríguez

El Capitán Jefe acctal.

 [Timoteo Reboiro]

Servicio para mañana

Capitán de campamento, Don José Marco Gil

Oficial de fortificación, el teniente Don Ramón Cortés

El teniente ayudante

[Rúbrica] José Mouriño

Orden del Batallón 434º [109ª Brigada Mixta] del día 28 de octubre de 1937 en el Puesto de Mando [casa] “La Galleguita”, [Don Benito, Badajoz] (1)

Artículo I. Se notifica a todos los jefes de unidad, que en este P. de M. [Puesto de Mando] ha sido entregada una bayoneta, nº 234650, encontrada en los contornos de este campamento.

El Comisario [434º Bón]

[Rubricado] Antonio Rodríguez

El Capitán Jefe acctal.

 [Timoteo Reboiro]

Servicio para mañana

Capitán de campamento, [el teniente] Don Luis Escudero

Oficial de fortificación, el teniente Don José Morales

El teniente ayudante

[Rubricado] José Mouriño

Orden del Batallón 434º [109ª Brigada Mixta] del día 29 de octubre de 1937 en el Puesto de Mando [casa] “La Galleguita”, [Don Benito, Badajoz] (1)

Un máuser español sobre un libro abierto. Mauricio Amster, 1937.

Un máuser español sobre un libro abierto. Mauricio Amster, 1937.

Artículo I. Se pone en conocimiento de todos los analfabetos y semianalfabetos pertenecientes a esta unidad, que el que dejase de asistir a la Escuela sin causa justificada será sancionado con la pérdida del sueldo equivalente a los días que faltase, como igualmente a los cabos y sargentos que por su turno les corresponda asistir a la academia y lo dejasen de efectuar.

Artículo II. Se pone en conocimiento de todas las fuerzas de este Batallón que, habiéndosele extraviado un reloj de pulsera al teniente ayudante de este Bón, D. José Mouriño Castro, se ruega encarecidamente a quien se lo encuentre lo entregue en esta Jefatura.

Artículo III. Habiéndosele perdido una cartera al soldado Andrés Ruiz López, perteneciente a la 2ª compañía, se ruega a la persona que se la encuentre, la entregue a este Puesto de Mando.

Artículo IV. En el día de mañana y a las 21 horas, la 1ª compañía relevará a la 2ª que se encuentra en avanzadilla.

El Comisario [434º Bón]

[Rubricado] Antonio Rodríguez

El Capitán Jefe acctal.

 [Timoteo Reboiro]

Servicio para mañana

Capitán de campamento, Don José Marco Gil

Oficial de fortificación, el teniente Don José Aliaga

El teniente ayudante

[Rubricado] José Mouriño

Orden del Batallón 434º [109ª Brigada Mixta] del día 30 de octubre de 1937 en el Puesto de Mando [casa] “La Galleguita”, [Don Benito, Badajoz] (1)

[El Comisario 434º Bón]

[Antonio Rodríguez]

[El Capitán Jefe acctal.]

 [Timoteo Reboiro]

Servicio para mañana

Capitán de campamento, Don Luis Escudero Puebla

Oficial de fortificación, el teniente Don Emiliano de la Rubia

El teniente ayudante

[Rubricado] José Mouriño

Diario de operaciones de los batallones que componen la 109ª Brigada Mixta, de los días 27, 28, 29 y 30 de octubre de 1937

433º Batallón, Subsector Peraleda, Badajoz

[No dispone de la documentación del mes de octubre de 1937]

 434º Batallón, Puesto de Mando [casa] “La Galleguita”, [Don Benito][Subsector Don Benito, Badajoz] (2)

Días [27, 28, 29 y 30 del mes de octubre de 1937]

Continuando las fuerzas de este Batallón en las primeras líneas de fuego en la posición “La Galleguita”, sector de Don Benito, dedicándose por la noche a los trabajos de fortificación, las fuerzas que por turno les corresponde. Diariamente el enemigo dispara sus armas automáticas sobre nuestras posiciones.

[El Teniente Mayor]

[B. Martínez]

[435º Batallón, Subsector Peraleda, Badajoz]

[No dispone de la documentación del mes de octubre de 1937]

[436º Batallón, Vivac “Pedreño”, Granja de Torrehermosa, Badajoz] (3)

Días [27, 28, 29 y 30 del mes de octubre de 1937]

Sin novedad.

[El Comisario del Batallón

F. Veliz]

[El Capitán Jefe Acctal

[Firma autógrafa: Arcadio Bonilla Fraile]

[436º Batallón Cía Ametralladoras, Posición Pedreño (Granja de Torrehermosa), Badajoz] (4)

Fuerzas preparando la ametralladora.

Fuerzas preparando la ametralladora.

Día 27 [de octubre]. En el día de hoy, no ha ocurrido nada de particular, pues la compañía se ha dedicado tan (sic) solamente a hacer guardias.

El día de hoy ha transcurrido sin novedad.

Posición Pedreño, 27 de octubre de 1937

[Sello impreso:”109 Brigada Mixta. 436 Batallón. Ametralladoras.”]

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Sthepan] Freissing

Día 28 [de octubre]. En el día de ayer y a las 17 horas, se relevó una máquina [ametralladora] de [la posición] Pedreño con otra del Madroño; a las 18,30 se relevó la otra máquina.

El día ha transcurrido sin novedad.

Posición Pedreño, 28 de octubre de 1937

[Sello impreso:”109 Brigada Mixta. 436 Batallón. Ametralladoras.”]

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Sthepan] Freissing

Sección de ametralladoras abriendo fuego desde la posición.

Sección de ametralladoras abriendo fuego desde la posición.

Día 29 [de octubre]. En el día de hoy y a las 22 horas, hubo un poquitín de alarma, pero fue en las posiciones donde está colocado el 3º Batallón [435Bón] de esta Brigada, donde [sic] nosotros pertenecemos.

El día ha transcurrido sin novedad.

Posición Pedreño, 29 de octubre de 1937

[Sello impreso:”109 Brigada Mixta. 436 Batallón. Ametralladoras.”]

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Sthepan] Freissing

Día 30 [de octubre]. En el día de hoy no ha habido nada de particular pues la compañía se ha dedicado a hacer guardia.

El día ha transcurrido sin novedad.

Posición Pedreño, 30 de octubre de 1937

[Sello impreso:”109 Brigada Mixta. 436 Batallón. Ametralladoras.”]

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Sthepan] Freissing

(1) Archivo General Militar de Avila (AGMAv.), Zona Roja (ZR). “Copiador de las Ordenes Generales de esta Brigada [109].- 1937 y 1938”. AGMAV, C. 1063, 6; 59, 61-64, 66-67.

(2) Archivo General Militar de Avila (AGMAv.), Zona Roja (ZR). “Diario de Operaciones: del 434º Batallón de esta Brigada [109].- 1937”. Armario (A)76 / Legajo (L) 1236 / Carpeta (C) 1 / Documento (D) 1-12.

(3) Archivo General Militar de Avila (AGMAv.), Zona Roja (ZR). “Diario de Operaciones: del 436º [y 435º] Batallón de esta Brigada [109].- 1937 y 1938”. Armario (A)76 / Legajo (L)1236 / Carpeta (C) 2 / Documento (D) 1-9.

(4) Archivo General Militar de Avila (AGMAv.), Zona Roja (ZR). “Diario de Operaciones: del 436º [y 435º] Batallón de esta Brigada [109].- 1937 y 1938”. Armario (A)76 / Legajo (L)1236 / Carpeta (C) 2 / Documento (D) 2.

Publicado en 1937, Órdenes, Batallones, Operaciones | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Partes militares del Subsector Peraleda (Badajoz) y de las unidades de la 109ª Brigada Mixta, de los días 24, 25 y 26 de octubre de 1937

Orden General del Subsector y de la [109ª] Brigada [Mixta] del día 25 de octubre de 1937 en Peraleda [de Zaucejo, Badajoz] (1)

I. Tramitación de instancias: El D.O. nº 231 del día 25 de septiembre dice lo siguiente: Circular. Exmo. Sr.: En bien del servicio y para lograr una mayor rapidez en la tramitación de los asuntos se dispone:

Cualquier soporte era bueno para dedicarse a la escritura.

Cualquier soporte era bueno para dedicarse a la escritura.

Primero.  Cuantas instancias sean promovidas por personal perteneciente al Ejército [de] Tierra, deberán ser tramitadas por conducto regular con el reintegro correspondiente y debidamente informadas, quedando automáticamente sin curso ni contestación todas aquellas que no reúnan estos requisitos.

Segundo. Así mismo quedarán sin curso ni tramitación todos aquellos escritos o peticiones que se refieren a asuntos sobre los cuales haya recaído ya resolución negativa. En estos casos únicamente cabe el derecho de recursos que las leyes determinan.

Tercero. Para que no pueda alegarse ignorancia a esta disposición, será leída a la fuerza durante tres días consecutivos. Lo que se comunica para conocimiento y cumplimiento. Valencia 23 de septiembre de 1937. P. D., Fernández Bolaños.

Lo que se publica en la General de este día para conocimiento y más exacto cumplimiento. El Comisario de la Brigada [109ª]: [Francisco López] Real.- D.O. [De Orden] del jefe del Subsector [de Peraleda de Zaucejo, Badajoz], el jefe de E. M. [Estado Mayor] [Juan Pedro] Fernández [del Campo].

Orden General del Subsector y de la [109ª] Brigada [Mixta] del día 26 de octubre de 1937 en el Puesto de Mando. Peraleda [de Zaucejo, Badajoz] (1)

I. Mandos: Ausentándose debidamente autorizado el jefe de esta Brigada y del Subsector de Peraleda, se hacen cargo accidentalmente de la Jefatura de la Brigada, el mayor Don Agnelio Losada Gómez y de la del Subsector el capitán Don Emilio Gallardo Higueras. Así mismo, el capitán Don Emilio Gallardo Higueras, hará entrega del mando del 436º Batallón accidentalmente al capitán Don Arcadio Bonilla Fraile.

Fuerzas del servicio de cocina con los elementos necesarios.

Fuerzas del servicio de cocina con los elementos necesarios.

II. Prevención: El jefe de la División en Orden comunicada me dice: Según me comunica el Consejero, el jefe de Consejería de Obras Públicas de Badajoz, en la carretera de Castuera a Venta de Culebrín, y por fuerzas de su Sector, se vierte el betún de los bidones existentes en dicha carretera con el fin de llevarse los bidones. Se lo comunico, a fin de que se tomen las medidas para que estos hechos no se repitan y se tome providencia contra los que ejecuten estos actos. Lo que se publica en la General de este día para por parte, se extremen las medidas a fin de evitar estos casos análogos que redundan en perjuicio de todos y tanto desdice del comportamiento con que nuestro Ejército debe dar notorio ejemplo. El Comisario de la Brigada [109ª]: [Francisco López] Real.- D.O. [De Orden] del jefe accidental del Subsector [de Peraleda de Zaucejo, Badajoz]. El jefe de E. M. [Estado Mayor] [Juan Pedro] Fernández [del Campo].

Orden del Batallón 434º [109ª Brigada Mixta] del día 24 de octubre de 1937 en el Puesto de Mando [casa] “La Galleguita”, [Don Benito, Badajoz] (1)

Artículo I. Habiéndosele perdido una petaca al sargento de cocina, se publica en esta orden para el que se la haya encontrado la entregue en este P. de M. [Puesto de Mando].

Artículo II. A las 21 horas del día de mañana, la 4ª Cía relevará a la 3ª Cía que se encuentra en vanguardia

El Comisario [del 434º Bón]

[Rúbrica] Antonio Rodríguez

El Capitán Jefe acctal.

 [Timoteo Reboiro]

Servicio para mañana

Capitán de campamento, Don Luis Escudero Puebla

Oficial de fortificación, el teniente Don Emiliano de la Rubia

El teniente ayudante

José Mouriño

Orden del Batallón 434º [109ª Brigada Mixta] del día 25 de octubre de 1937 en el Puesto de Mando [casa] “La Galleguita”, [Don Benito, Badajoz] (1)

Nido de ametralladora.

Nido de ametralladora.

Artículo I. Se servirá presentar en este P. de M. el soldado perteneciente a esta unidad, Joaquín Sánchez Moreno, para asuntos del servicio de mucha importancia.

El Comisario [434º Bón]

[Rubricado] Antonio Rodríguez

El Capitán Jefe acctal.

 [Timoteo Reboiro]

Servicio para mañana

Capitán de campamento, Don José Marco Gil

Oficial de fortificación, el teniente Don Alfredo Encarnado

El teniente ayudante

[Rubricado] José Mouriño

Orden del Batallón 434º [109ª Brigada Mixta] del día 26 de octubre de 1937 en el Puesto de Mando [casa] “La Galleguita”, [Don Benito, Badajoz] (1)

Artículo I. A las 21 horas del día de hoy, la 3ª compañía relevará a la 1ª que se encuentra en vanguardia.

El Comisario [434º Bón]

[Rubricado] Antonio Rodríguez

El Capitán Jefe acctal.

 [Timoteo Reboiro]

Servicio para mañana

Capitán de campamento, Don Luis Escudero Puebla

Oficial de fortificación, el teniente Don Rafael Pascual Latorre

El teniente ayudante

[Rubricado] José Mouriño

Adición a la orden de hoy

Sección de Sanidad en campaña.

Sección de Sanidad en campaña.

Los rebajados de servicio que se encuentren en esta unidad, se presentarán, sin ninguna excusa, en el botiquín, a las 11 horas de mañana día 27, para ser reconocidos, adjuntando el libro de reconocimientos todas las compañías.

El Comisario [434º Bón]

[Antonio Rodríguez]

[El Capitán Jefe acctal.]

 [Timoteo Reboiro]

Diario de operaciones de los batallones que componen la 109ª Brigada Mixta, de los días 24, 25 y 26 de octubre de 1937

433º Batallón, Subsector Peraleda, Badajoz

[No dispone de la documentación del mes de octubre de 1937]

 434º Batallón, Puesto de Mando [casa] “La Galleguita”, [Don Benito][Subsector Don Benito, Badajoz] (2)

Días [24, 25 y 26 del mes de octubre de 1937]

Continuando las fuerzas de este Batallón en las primeras líneas de fuego en la posición “La Galleguita”, sector de Don Benito, dedicándose por la noche a los trabajos de fortificación, las fuerzas que por turno les corresponde. Diariamente el enemigo dispara sus armas automáticas sobre nuestras posiciones.

[El Teniente Mayor]

[B. Martínez]

[435º Batallón, Subsector Peraleda, Badajoz]

[No dispone de la documentación del mes de octubre de 1937]

[436º Batallón, Vivac “Pedreño”, Granja de Torrehermosa, Badajoz] (3)

Días [24, 25 y 26 del mes de octubre de 1937]

Sin novedad.

[El Comisario del Batallón]

[F. Veliz]

[El Capitán Jefe Acctal]

[Firma autógrafa: Arcadio Bonilla Fraile]

[436º Batallón Cía Ametralladoras, Posición Pedreño (Granja de Torrehermosa), Badajoz] (4)

Soldados republicanos en una trinchera.

Soldados republicanos en una trinchera.

Día 24 [de octubre].- En el día de hoy y a las 17 horas, se relevó una máquina del “Madroño” con otra de las que se encontraban en la posición Pedreño.

A las 19 horas se relevó otra máquina.

El día de hoy ha transcurrido sin novedad.

Posición Pedreño, 24 de octubre de 1937

[Sello impreso:”109 Brigada Mixta. 436 Batallón. Ametralladoras.”]

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Sthepan] Freissing

 Día 25 [de octubre].- En el día de hoy, y a las 20 horas, se dio la voz de alarma porque habían visto una luz en la alambrada, pero se apaciguó la cosa, porque fue uno de los nuestros que había ido a la alambrada.

El día ha transcurrido sin novedad.

Posición Pedreño, 25 de octubre de 1937

[Sello impreso:”109 Brigada Mixta. 436 Batallón. Ametralladoras.”]

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Sthepan] Freissing

Día 26 [de octubre].- En el día de hoy, no ha ocurrido nada de particular, pues la compañía se ha dedicado tan (sic) solamente a hacer guardias.

El día ha transcurrido sin novedad.

Posición Pedreño, 26 de octubre de 1937

[Sello impreso:”109 Brigada Mixta. 436 Batallón. Ametralladoras.”]

El Tte[teniente] Comte [Comandante]

[Sthepan] Freissing

 

(1) Archivo General Militar de Avila (AGMAv.), Zona Roja (ZR). “Copiador de las Ordenes Generales de esta Brigada [109].- 1937 y 1938”. AGMAV, C. 1063, 6; 53, 57-59-61.

(2) Archivo General Militar de Avila (AGMAv.), Zona Roja (ZR). “Diario de Operaciones: del 434º Batallón de esta Brigada [109].- 1937”. Armario (A)76 / Legajo (L) 1236 / Carpeta (C) 1 / Documento (D) 1-12.

(3) Archivo General Militar de Avila (AGMAv.), Zona Roja (ZR). “Diario de Operaciones: del 436º [y 435º] Batallón de esta Brigada [109].- 1937 y 1938”. Armario (A)76 / Legajo (L)1236 / Carpeta (C) 2 / Documento (D) 1-9.

(4) Archivo General Militar de Avila (AGMAv.), Zona Roja (ZR). “Diario de Operaciones: del 436º [y 435º] Batallón de esta Brigada [109].- 1937 y 1938”. Armario (A)76 / Legajo (L)1236 / Carpeta (C) 2 / Documento (D) 2.

Publicado en 1937, Órdenes, Batallones, Operaciones | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Memoria de los trabajos de fortificación efectuados en este Subsector hasta el día de la fecha (sábado) [23 de octubre de 1937] (1)

Subsector de Peraleda                                                                      109ª Brigada Mixta      Estado Mayor                                                                                    Sección Operaciones

 

Puerto de Granja:

Cerro de la derecha. En este cerro se ha terminado:

Un nido de mampostería cubierto, 260 metros de trinchera activa, y 12 ramales de desagüe.

En ejecución se encuentran:

Combatientes en trincheras.

Combatientes en trincheras.

388 metros de trinchera activa, 91 metros de trinchera cubierta, 2 ramales de desagüe y un refugio a prueba de 10 ½.

Cerro de la izquierda. En este cerro se han terminado:

162 metros de trinchera activa, y 8 ramales de desagües.

En ejecución se encuentran:

Un nido cubierto, 92 metros de trinchera activa, 2 ramales de desague y 2 refugios a prueba del 10 ½.

Cerro de Pedreño. En este cerro se han terminado:

9 nidos a barbeta, 996 metros de trinchera activa, 542 metros de alambrada, 400 metros de trinchera en ramales de salida, 7 ramales de desagüe.

En ejecución se encuentran:

1.152 metros de alambradas, 192 metros de trincheras en ramales de salida y 2 metros de desagües.

Puerto del Campillo:

Se encuentran en ejecución.

120 metros de trinchera activa y 85 metros en ramales de salida.

Cerro de Madroño: Se encuentran en ejecución:

13 nidos cubiertos, 288 metros de trinchera activa, 85 metros de trincheras en ramales de salida.

Alcorcón. Cerro Mirón

En este cerro se han terminado:

Trinchera de la Brigada Mixta en el frente.

Trinchera de la Brigada Mixta en el frente.

189 metros de trinchera activa, 350 metros de alambrada, 109 metros de trinchera en ramales de salida, 244 parapetos en ramales de salida, y 13 de desagües.

En ejecución se encuentran:

5 nidos cubiertos, 30 metros de alambrada, 63 metros de trinchera en ramales de salida, 28 metros de parapetos en ramales de salida, 4 metros de desagües y un refugio a prueba del 10 ½.

Además, y a consecuencia del temporal se han realizado servicios de limpieza y desagües de trincheras.

 

Peraleda de Zaucejo a 23 de octubre de 1937

El jefe de Estado Mayor

Vº Bº

El Jefe de la Brigada

[Firma autógrafa]

Antonio Blas

 

Sr. Teniente Coronel Jefe de la 37ª División. Castuera

 

(1) Archivo General Militar de Avila (AGMAv.), Documentación Roja. 109ª Brigada Mixta. Estado Mayor. Sección Tercera:  Operaciones. “Fortificación. Memorias de los trabajos de fortificación efectuados por esta Brigada [109ª]. [Octubre] 1937”. Armario (A)76 / Legajo (L) 1236 / Carpeta (C) 6 / Documento (D) 1

Publicado en 1937, Brigadas Mixtas, Fortificación | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

En la campiña verde, de la finca de “La Boticaria”, debajo de sus olivos, quedó grabada una mancha con sangre republicana

La memoria es “topófila”: se vincula a territorios, itinerarios, espacios públicos, fronteras, etc.[1] La noción de “lugar de memoria” fue popularizada por Pierre Nora. Este autor ha tratado de dotarla de un sentido referido al locus memoriae de la retórica romana, artificio con el que el orador se fija una idea o un lugar, un punto de apoyo, para hilvanar su discurso. Los lugares de memoria nacen y viven del sentimiento de que no hay una memoria espontánea, y que es necesario mantener aniversarios, celebraciones, archivos para que la memoria no se pierda.

Con la crisis de la memoria tradicional y espontánea surge un nuevo tipo de memoria “moderna”, que ya no es espontánea, sino indirecta: es múltiple, descentralizada y democrática, y ya no está controlada por la familia, la Iglesia o el Estado; se basa más en la rememoración que en la repetición; tiene componentes más psicológicos, individuales y subjetivos que colectivos y se experimenta más como un deber que como una rutina.[2]

Hablar de lugares de memoria en la España contemporánea en relación a la guerra civil, implica dirigir la atención a una clase especialmente controvertida de lieux, aquellos referidos al pasado traumático y a la sucesión histórica de políticas públicas de memoria y movimientos memorialistas de diversa índole relacionados con él.[3]

Fosas abiertas en el olivar del cortijo "Casa de la Boticaria".

Fosas abiertas en el olivar del cortijo “Casa de la Boticaria”.

Nosotros vamos a fijar el foco de atención en un punto de apoyo, un lugar, alrededor de un hecho trágico, un asesinato en masa, que podríamos tipificar como genocidio, acaecido en el olivar de un cortijo denominado “Casa de la Boticaria”.

Al acabar la guerra, una unidad militar republicana que estaba luchando en el frente extremeño, la 109ª Brigada Mixta, se encontraba en las cercanías de la localidad de Talarrubias (Badajoz). El día 27 de marzo de 1939, sus hombres, se entregaron en masa a las fuerzas militares de Franco, en el vado del río Guadiana denominado Barca. De allí los trasladaron al pueblo de Casas de Don Pedro (Badajoz), donde fueron encerrados y pasaron la primera noche en un salón de actos destartalado.

Al día siguiente, los 2.000 o 3.000 prisioneros, fueron conducidos caminando, durante tres kilómetros, a un cortijo llamado Casa de Zaldívar, acondicionado como Campo de Concentración.

 Los detenidos en la finca "La Boticaria", fueron ejecutados en el olivar el 15 de mayo de 1939.

Los detenidos en la finca “La Boticaria”, fueron ejecutados en el olivar el 15 de mayo de 1939.

Oficialmente el Campo de Concentración de Zaldívar (y con él el de La Boticaria que formaban un complejo concentracionario), se clausuró como tal el 26 de abril de 1939,[4] y la mayoría de los 2.284 prisioneros que continuaban todavía allí, fueron trasladados al Campo de Concentración de Castuera (Badajoz), y, otro grupo más reducido, al cercano cortijo Casa de La Boticaria (como lugar de detención), donde se unieron con el resto de los que ya se encontraban en él, en total unos 200 cautivos, mientras “se llevan a cabo el cumplimiento de misiones que no admiten demora”.[5] Permanecieron bajo la custodia de las fuerzas militares de una bandera falangista, que seleccionó a una parte de ellos, mientras al resto los enviaron a Castuera. Los que continuaron en aquel lugar, fueron ejecutados en el olivar el 15 de mayo de 1939, y allí quedaron en medio del sembrado, hasta que la memoria popular, inagotable, los exhumó para “darles un entierro como a seres humanos”[6], con gran acompañamiento de familiares, durante los días 13 y 14 de mayo de 1978, reuniéndolos en varios féretros y trasladándolos al cementerio, tras el debido luto que exige la dignidad humana, el 15 de mayo.[7]

Seguiremos el término, “lugares de la memoria”, acuñado por Nora, para explicar cómo se transforma la relación entre los grupos sociales, la memoria y la historia bajo el impacto de la globalización y el desanclaje de los procesos locales con su pasado[8].

Las fosas comunes de los derrotados, como en este caso, las generadas ya en la retaguardia sublevada durante la inmediata posguerra en cualquier punto del país, han pasado de estar consideradas como desechos políticos, emocionales y simbólicos, factores perturbadores del mecanismo expeditivo franquista, a convertirse en lugares de memoria, con una fuerte e inquietante carga de movilización del debate público.

Puerta de entrada del cortijo "Casa de Zaldívar".

Puerta de entrada del cortijo “Casa de Zaldívar”.

Cuando ocurrieron los trágicos hechos descritos más arriba, en realidad había dos campos de concentración cercanos a la localidad de Casas de Don Pedro; uno era el que daba nombre al complejo concentracionario, “el cortijo o casa Zaldívar […] pertenece al término municipal de Puebla de Alcocer [Badajoz], […] polígono 7, parcela 336”[9], y el otro contiguo al primero, “[la casa o cortijo] La Boticaria, polígono 7, parcela 432”[10]. Ambos cortijos, sitos a escasos tres kilómetros de la localidad de Casas de Don Pedro, estaban orientados a la explotación y transformación de los recursos agropecuarios, función con la que continúan en la actualidad. Cuando las autoridades militares decidieron que, para dar un escarmiento ejemplarizante, había que ejecutar una cantidad indeterminada de prisioneros, necesitaron un lugar apropiado para llevar a cabo la salvaje acción. El dueño de la finca Casa de Zaldívar, aunque inicialmente concedió que fuera empleado el cortijo como lugar de reclusión, más tarde se negó a que en sus campos fueran asesinadas y enterradas un considerable número de personas. Pero Doña ‘Natis’, la registradora, propietaria de la ‘Casa de la Boticaria’ no era del mismo parecer. “Le dijo a la Guardia Civil: «Traigan aquí a todos los rojos de España para matarlos»”[11].

Tras conseguir acometer con éxito todos los pasos previos del día de la exhumación de 1978, solo quedaba obtener el permiso de la dueña de la finca La Boticaria, una descendiente de la terrateniente contemporánea de los hechos, la cual no puso objeción, imponiendo como única condición que, tras finalizar los trabajos, los terrenos quedasen repuestos[12].

La primera jornada bastó para realizar la exhumación, y emplearon los otros dos días hasta la fecha del traslado al cementerio, para velar en la misma finca, durante el día y la noche, los restos encontrados. Una trovadora analfabeta, Inés Mansilla Espinosa[13], hija de uno de los represaliados, Angelillo Mansilla, compuso una serie de romances y coplas, que repentizó durante los desenterramientos en el mismo olivar[14].
img_0070El cortijo Casa de La Boticaria y su olivar, era una finca privada que continúa siéndolo. Durante el desenterramiento llevado a cabo el año 1978, fue suficiente la localización y exhumación de los restos donde se sabía que se había perpetrado una acción ejemplarizante, una atrocidad humana, un hecho genocida en la actualidad. Estos sucesos ya se habían contemplado que ocurrirían desde la publicación, en 1936, de la “Instrucción reservada número 1” del general Mola, que recogía en una de sus bases que “se tendrá en cuenta que la acción ha de ser en extremo violenta, para reducir lo antes posible al enemigo”.[15] Este término “acción”, evoca los acontecimientos que acaecieron más tarde por toda Europa, durante la ocupación nazi de los territorios invadidos, cuando bajo un plan sistematizado, entraban en los pueblos y ciudades para llevar a cabo una “Aktion”, contra parte de sus habitantes.

Panteón del cementerio municipal de Casas de Don Pedro donde reposan los restos. Mayo de 1978.

Panteón del cementerio municipal de Casas de Don Pedro donde reposan los restos. Mayo de 1978.

Tampoco, en plena Transición como nos encontrábamos, se contemplaban políticas de memoria que pudieran recoger los valores que los Derechos Humanos universales, preconizaban ya por aquel entonces de verdad, justicia y reparación. Además, aquel lugar de memoria y recuerdo, de culto, se trasladó desde su origen, las fosas del olivar, hasta el panteón del cementerio municipal de Casas de Don Pedro, donde se habían depositado los restos encontrados. Había sido colocada una lápida colectiva, sencilla, con un frente en mármol blanco y flanqueada por unas columnas con capitales y un escalón, con unos cincuenta nombres, adornada con claveles rojos. El párroco de Casas de Don Pedro, en representación de los familiares, solicitó al Arzobispado de Toledo la concesión de la sepultura perpetua en el cementerio parroquial, “a favor de los muertos en acción de guerra en dicha localidad”[16]. Le fue concedida la propiedad del panteón nº 220, compuesto de cuatro nichos, el 7 de noviembre de 1978 “en favor de las personas cuyos restos mortales están sepultados en el mencionado panteón”[17]. Allí, desde entonces, cada 1 de noviembre, día de “Todos los Santos” y cada 15 de mayo, fecha de la terrible tragedia, podían visitar a sus familiares desaparecidos, y hacer uso de la memoria, recordarles. Eso quien conocía lo que había sucedido, principalmente se trataba de personas de los pueblos de los alrededores, o que habían visto publicado el reportaje en la revista “Interviú” y lo relacionaron con la última referencia del lugar donde sabían que había estado su ancestro, que fueron muy pocas. Para muchas otras, el hecho permaneció y permanece ignorado. Ha sido investigando, entrando en los foros que las nuevas tecnologías han posibilitado, cómo se han ido conociendo nuevos familiares de aquellas personas asesinadas.

Anverso de una de las dos últimas cartas que envió desde el Campo de Concentración de Zaldívar. 1 de abril de 1939.

Anverso de una de las dos últimas cartas que envió desde el Campo de Concentración de Zaldívar. 1 de abril de 1939.

Mi propio ejemplo, como nieto de uno de aquellos militares republicanos desaparecidos, tal vez, sirva de ejemplo paradigmático. Tratando de apoyar y ayudar en el esclarecimiento de lo sucedido a su padre desaparecido, para que su madre, como viuda de un comisario del Ejército Popular de la República, tuviese derecho a su pensión, nuestro padre y dos hijos varones, nos dirigimos durante la primavera de 1979, desde la localidad guipuzcoana de Renteria, hasta el municipio vizcaíno de Zaldíbar. Todo porque los últimos indicios que tenía la familia de su paradero, eran las dos últimas cartas que había enviado desde el campo de concentración donde estaba recluido, que indicaba: “109ª Brigada, 434º Batallón Ametralladoras. Campo de concentración Zaldívar, Estafeta 43”.[18] Allí nos entrevistamos con el alcalde, Juan Mª Garitonandia, nacionalista vasco, que nos explicó que allí no había existido nunca ningún campo de concentración franquista, lo más que había llegado a haber fue un destacamento de prisioneros penados, dedicados a obras de reconstrucción.

Reverso de la carta que envió desde el Campo de Concentración de Zaldívar, Andrés Barrero. 1 de abril de 1939.

Reverso de la carta que envió desde el Campo de Concentración de Zaldívar, Andrés Barrero. 1 de abril de 1939.

En los años 1940, Petra Calvo, la viuda del desaparecido Andrés Barrero, al ver que no regresaba, tuvo que inscribir la defunción de su marido, instada, seguramente, por el Decreto número 67 de 10 de noviembre de 1936, que argumentaba la inscripción de ausencias, desapariciones o fallecimientos, donde los desaparecidos pasarían a la categoría de “presunción de muerte”[19] a los cinco años de su inscripción. Lo hizo con fecha de 28 de noviembre de 1945, es decir, bajo el tipo de inscripción “diferida”. Pero además no dijo o no pudo decir la verdad, porque, aunque sabía que hasta el día 26 de abril de 1939, su marido, había permanecido con vida, declaró que “falleció en el mes de enero de mil novecientos treinta y nueve, según resulta del testimonio del auto dictado con fecha veintiséis del actual [noviembre 1945], por el Juzgado de Primera Instancia número nueve de esta capital [Madrid]”[20].

Pasaron los años, y, como el trámite administrativo de 1945, garantizó que ella era una viuda y sus hijos huérfanos, pudieron subsistir en el Madrid de la posguerra. Pero, como ya se ha comentado más arriba, se posibilitó, que las viudas de los miembros del Ejército republicano pudiesen beneficiarse de la “ley de pensiones” de septiembre de 1979.[21]

Supuestamente, sus beneficiarios[22] más numerosos fueron los familiares de las personas asesinadas por los sublevados, a los que se aludía como desaparecidos en el frente o en otro lugar, cuando pueda esclarecerse una presunción de fallecimiento, que se encontraron con el problema, que como sus difuntos no habían sido registrados en ningún juzgado, no poseían la documentación probatoria, por lo que la administración obligó a las familias a realizar las inscripciones fuera de plazo, para lo cual tenían que demostrar su muerte en circunstancias violentas o desaparición.

Lo que se hizo, fue obligar a la gente que carecía de inscripción, a que consiguiese testigos del fallecimiento y lo declarasen ante un juzgado o notario, como hizo mi abuela el año 1980, que tuvo que cambiar la declaración realizada en 1945, por otra en la que hacía constar: ”Que su esposo Andrés Barrero fue Comisario Político (Partido Comunista), que al terminar la Guerra, fue ingresado en el Campo de Concentración de Zaldívar, con el que mantuvo correspondencia hasta abril de 1939 […]”.[23] Además, la Ley dejaba al capricho del funcionario la aprobación o denegación de la pensión. Como, además, tanto en los ayuntamientos, que fueron los que gestionaron estas solicitudes, como en los juzgados, quedaban, en aquellos años, suficientes funcionarios afines al régimen franquista, no se facilitó para nada el procedimiento.

Artículo de José Catalán Deus. "El pueblo desentierra a sus muertos. Casas de Don Pedro, 39 años después de la matanza", en la revista “Interviú” nº.109 (15/21-VI-1978).

Artículo de José Catalán Deus. “El pueblo desentierra a sus muertos. Casas de Don Pedro, 39 años después de la matanza”, en la revista “Interviú” nº.109 (15/21-VI-1978).

Ocupada como estuvo mi familia, entre los años 1978 y 1980, para que, la “viuda de guerra del comisario republicano”, tuviese acceso a su pensión, pasó desapercibida para toda ella, la información que apareció en una publicación periódica durante junio de 1978.[24] A pesar de que una de las hijas del represaliado, disponía de una librería donde se vendía la revista mensual Interviú, no pudo relacionar el contenido de un reportaje de una exhumación, aparecida en ella, titulado “El pueblo desentierra a sus muertos. Casas de Don Pedro, 39 años después de la matanza”, con la desaparición de su ancestro. Entre otras cosas porque en él, no aparecía ninguna referencia al Campo de concentración “Zaldívar”, sino a la finca de “Los Boticarios”, ni que, en el pueblo de Casas de Don Pedro, se encontrase el cortijo “Zaldívar”.

Pero la familia, a través de la constancia investigadora de sus nietos, durante el otoño del año 2001, tuvo ocasión de entrevistarse por primera vez, en el pueblo extremeño donde habían tenido lugar los trágicos sucesos de 1939, con una de las protagonistas que participaron durante la exhumación de 1978[25].

Esta le puso al corriente de todas las vicisitudes atravesadas hasta conseguir el objetivo de dignificar a parte de todas aquellas víctimas asesinadas.

Veinticinco años después, una vez descubierta la trama del suceso, el 15 de mayo de 2003, se desplazaron diez miembros de la familia de Andrés Barrero, hasta el olivar, para dignificar el lugar de memoria, donde otro 15 de mayo de 1939, quedaron los cuerpos inertes de decenas de personas.

Veinticinco años después, una vez descubierta la trama del suceso, el 15 de mayo de 2003, se desplazaron diez miembros de la familia de Andrés Barrero, hasta el olivar, para dignificar el lugar de memoria, donde otro 15 de mayo de 1939, quedaron los cuerpos inertes de decenas de personas.

La familia del soldado Andrés Barrero, no pudo dignificar su memoria aquel año de 1978, porque la desaparición de su cuerpo impidió localizar su rastro. Fue veinticinco años más tarde, una vez descubierta la trama del suceso, cuando el 15 de mayo de 2003, se desplazaron diez miembros de la misma hasta la localidad, para visitar el panteón del cementerio, donde reposan sus restos y, en cuyo lugar, inscrito en la lápida, se hallaba su nombre que se había mandado grabar. Con ellos, se encontraba Felisa Casatejada, una de las activistas que propició la exhumación, ya anciana, igual que los hijos de Andrés, quien les explicó los hechos y les acompañó para mostrarles los “lugares de la memoria”.

 

          CAMPO  DE  DESOLACIÓN[26]

(Octava  acróstica)

             Z arandeados por la guerra,

         A llá por la Extremadura,

                   L os soldados  -cuerpo a tierra-

    D errota digieren dura.

                 I  ndigna y cruel, la posguerra

V aciará su galanura.

   A llí  -olivos y matojos-

       R eposaron sus despojos.

 

[1] Candau, Joel. Antropología de la memoria, Buenos Aires, Nueva Visión, 2002.

[2] Ferrándiz, Francisco (2011), “Lugares de memoria”, en Rafael Escudero (coord.), Diccionario de la memoria histórica, Madrid, Catarata, pág. 27.

[3] Ibid. P. 28.

[4] Archivo General Militar de Ávila, DN, “Información. Prisioneros.- Estados del movimiento de prisioneros en los Campos de Concentración dependientes de esta Agrupación, en los días 13 al 30.- Abril 1939”.A.23/L.1/C.36, D.1.

5 Barrero Arzac, Fernando (2009), Historia y tragedia de la 109ª BM en el Campo de Zaldívar (Badajoz). http://www.todoslosnombres.org/content/materiales/historia-tragedia-la-109a-bm-en-el-campo-zaldivar-badajoz

[6] Catalán Deus, José. El pueblo desentierra a sus muertos. Casas de Don Pedro, 39 años después de la matanza, en “Interviú” n.109 (15/21-VI-1978), pp. 86-88.

[7] Barrero Arzac, Fernando (2009), Historia y tragedia de la 109ª BM en el Campo de Zaldívar (Badajoz). http://www.todoslosnombres.org/content/materiales/historia-tragedia-la-109a-bm-en-el-campo-zaldivar-badajoz

[8] Ferrándiz, Francisco (2011), “Lugares de memoria”, en Rafael Escudero (coord.), Diccionario de la memoria histórica, Madrid, Catarata, pág. 29.

[9] Comunicación mediante correo electrónico. Archivo Histórico Municipal de Puebla de Alcocer. 4 de marzo de 2016. Sigpac.gobex.es

[10] Ibid.

[11] López, Olga. Felisa Casatejada: dos de sus hermanos fueron fusilados en Casas de Don Pedro, en “Hoy digital” (15-VII-2005).

[12] Fernández Sánchez, A.M.; López Ruiz, J.L.; Orellana Arroba, M. y Fernández Sánchez, R.C. (2012). Pioneros de la memoria: Excavación de la fosa de represaliados republicanos en la finca “Las Boticarias” en Casas de Don Pedro (Badajoz) en la primavera de 1978. Seminario Internacional “Memoria y derecho. Reparación de víctimas e investigación histórica”. Proyecto de la Recuperación de la Memoria Histórica en Extremadura; Departamento de Derecho Constitucional de la Universidad de Extremadura. Cáceres el 7 y 8 de noviembre de 2012.

[13] Testimonio de Rakel Barroso Morilla, nieta Inés Mansilla Espinosa. Entrevista realizada a través de las redes sociales (Facebook). 4 de octubre de 2016.

[14] Versos que insertamos en el anexo nº 1, y que forman parte de la colección de romances y coplas recitados por Inés Mansilla Espinosa, una trovadora de setenta y cuatro años en 1978, durante los desenterramientos en el olivar de las Boticarias y en otros lugares de Casas de Don Pedro, durante la primavera-verano de 1978. Romances y coplas cedidas por Felisa Casatejada. Transcripción de Fernando Barrero Arzac. Adaptación y arreglos de Paco Buj Vallés.

[15] Beltrán Güell, Felipe (1939). Preparación y desarrollo del Alzamiento Nacional. Ensayo histórico, Librería Santarén, Valladolid, p. 119.

[16] Documentación generada durante la construcción del Panteón para depositar los restos de los fusilados en la localidad durante el año 1939. Octubre-noviembre de 1978.

[17] Ibid

[18] Correspondencia enviada por Andrés Barrero desde el Campo de concentración de Zaldívar. 26 de abril de 1939.

[19] Decreto núm. 67/1936, de 10 de noviembre. (BOE núm. 27, 11 de noviembre de 1936).

[20] Inscripción de defunción de Andrés Barrero. Juzgado de Primera Instancia núm. 9 de Madrid. 28 de noviembre de 1945.

[21] Ley 5/1979, de 18 de septiembre, sobre reconocimientos de pensiones, asistencia médico-farmacéutica y asistencia social a favor de las viudas, hijos y demás familiares de los españoles fallecidos como consecuencia de la Guerra Civil. (BOE núm. 233, de 28 de septiembre de 1979).

[22] Archivo del Ministerio de Hacienda. Delegación de Madrid. Dirección General de Costes de Personal y Pensiones Públicas. Expediente 5005. Madrid. Febrero de 1980.

[23] Ayuntamiento de Madrid. Dirección General de Política Interior. Expediente de Petra Calvo. Marzo de 1979.

[24] Catalán Deus, José. El pueblo desentierra a sus muertos. Casas de Don Pedro, 39 años después de la matanza, en “Interviú”, n.109 (15/21-VI-1978), pp. 86-88.

[25] Testimonio recogido a Felisa Casatejada en Casas de Don Pedro (Badajoz). Noviembre de 2001.

[26] Poema acróstico realizado exprofeso para la memoria del tristemente conocido Campo de Concentración de Zaldívar. Paco Buj Vallés. Mayo de 2009.

Publicado en 1939, Campos de concentración, Casas de Don Pedro, Desaparición forzosa, Exhumaciones, Investigaciones, Las Boticarias, Zaldívar | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario